Hay un poco más de tranquilidad. La ciudad de La Paz intenta retomar su normalidad tras jornadas marcadas por la violencia, el vandalismo y la zozobra. Hay más transparente público y los vecinos redujeron un poco el temor frente a los saqueos.

En las calles quedan los restos de vigilias mejor organizadas. Anoche, las personas comenzaron desde iniciada la noche, como a las 19.00, el control de sus barrios. Encendieron fogatas, montaron barricadas y controlaban el paso de personas con mochilas, y también exigían cédulas de identidad para garantizar que se trataba de vecinos del sector.

Ambiente en La Paz:


El anuncio de operaciones coordinadas entre la Policía Boliviana y las Fuerzas Armadas (FFAA) evitó qué existan desmanes como el lunes, cuando la ciudadanía de ciertos barrios vivió momentos de terror, sobre todo en la zona Sur de la urbe.

Sin embargo, las zonas comerciales y negocios permanecen cerrados, solo algunos vendedores se animan a salir para ganar algo de dinero ante el prolongado conflicto, aunque todavía con cierto miedo.