Edición Impresa

¿Salud en guerra?

Pablo Sitic Vargas Hace 10/17/2019 7:00:00 AM

Estamos próximos a quebrar nuevamente el récord de días de huelga los profesionales de la salud. Nuevamente solos; como siempre, la población deja que luchemos en soledad, haciendo de la vista gorda o mirando de cotiojo.

¿Por qué estamos en huelga? Primero, porque se aprobó un SUS (Seguro Universal de Salud) que políticamente es importante, socialmente adecuado y oportuno, pero económicamente quebrado , que no se puso en vigencia en todos los departamentos del país.

Sí fue aprobado con bombos y platillos, pero sin fondos, con un capital inicial paupérrimo y dejando una reglamentación que hará que las gobernaciones y municipios sean los que den la cobertura para las diferentes prestaciones ofrecidas. 

Lo peor no es eso, lo grave es que se ofrece cobertura para diagnosticar y tratar el cáncer, de inicio para la franja etária infanto-juvenil o puberal, y para los adultos con limitaciones mayúsculas. ¿Es esto una oferta seria? La atención del cáncer es de alrededor del 90% en adultos y 10% en niños, con lo que se muestra como una ley discriminatoria. 

¿Se consultó a los municipios antes de la aplicación de la ley para saber si tienen fondos y programación en sus planes operativos anuales contemplando los tratamientos oncológicos? ¿Que se podría modificar las partidas presupuestarias? Sí se puede, ¿pero acaso alcanzará para cubrir los gastos por cáncer? No, no alcanza. ¿Se pedirá que los voluntariados que actualmente cubren medicaciones y atenciones para los niños lo sigan haciendo? Las respuestas deben venir del Ministerio de Salud y ministerio del área económica, pero que las respuestas sean serias.

Como propuesta voy a repetir lo que dije hace más o menos un año en un foro: Debemos declarar la guerra contra el cáncer y ver de modificar las partidas presupuestarias del Ministerio de Defensa, ya que no tendremos guerra con ningún país vecino ni lejano, solo se utilizan esos fondos para comprar gases lacrimógenos y balines para ser utilizados contra nuestra propia población (espero no equivocarme y no se esté armando para otros fines al Ejército); ese presupuesto debe pasar al Ministerio de Salud, a fin de que sea utilizado para todo lo referente al cáncer, desde la prevención hasta los cuidados paliativos, cubriendo todo lo necesario para el diagnóstico y los tratamientos efectivos y a tiempo.

Solo para terminar de mencionar los otros motivos del paro, que también son importantes:

- Declarar al Sistema Nacional de Salud como estratégico, por que con ello se destina mayor cantidad del presupuesto oficial para retener a los profesionales en las instalaciones públicas y mejorar la infraestructura hospitalaria.

- La institucionalización de los cargos con los concursos de méritos y exámenes de competencias, de acuerdo a los estatutos y reglamentos aplicando la Ley 3131, evitando designaciones arbitrarias, con lo que se mejorará la calidad de atención porque estarán los profesionales más competentes.

- Abrogación de la Ley 1189 para evitar que los fondos de la seguridad social sean utilizados con fines políticos; con esto se obliga a que la administración de los mismos sea destinada a mejorar la calidad de atención a los asegurados, con mayor infraestructura y mejor calidad.

- Incorporación de los profesionales a la Ley General del Trabajo, ya que quienes trabajan en el sector público, dependiente del Ministerio de Salud, son discriminados, recibiendo un trato diferente a los de la seguridad social, ya que no tienen indemnización, ni estabilidad laboral, además que por enfermedad o jubilación éste es paupérrimo; ante el fallecimiento del profesional, la familia queda desamparada.

A nuestro pueblo le mostramos de forma resumida, pero clara, las reivindicaciones que tiene en este momento en paro al sector salud. No les podemos pedir perdón, les pedimos que se sumen a nuestras filas y nos ayuden a seguir reclamando para que la atención pueda ser de calidad, con hospitales bien equipados, con el número suficiente de profesionales y no profesionales que están involucrados en cada uno de los hospitales. Los mandiles blancos seguiremos poniéndole el pecho, les toca a ustedes nuevamente apoyarnos para que podamos ofrecer una salud de calidad.