Nueva York conmemoró el 18.º aniversario de los atentados del 11 de septiembre que conmocionaron al país, en un año marcado por la polémica sobre las muertes por cáncer de las personas que participaron en los rescates y los fondos de ayuda a los afectados.

Los minutos de silencio por las 2.753 personas que perecieron en el World Trade Center y el total de 2.977 asesinadas con cuatro aviones secuestrados estrellados también en Washington y Shanksville (Pensilvania) se han repetido a lo largo y ancho de la ciudad, y de EEUU, para recordar la mayor tragedia vivida por sus habitantes.

Especialmente en la zona cero de Manhattan, donde las dos enormes fuentes cuadradas con los nombres de los fallecidos grabados recuerdan el espacio que dejaron los dos rascacielos que sucumbieron al atentado terrorista.

Muchos de ellos han sido adornados con claveles blancos y rojos por los familiares que participan en la ceremonia en la que se guardaron seis momentos de silencio entre las 8:46 hora local (momento en que el primer avión impactó la torre norte) hasta las 10:28 (cuando este rascacielos se desplomó).

También se recordó a las 184 personas que murieron cuando un tercer avión secuestrado se empotró contra el edificio del Pentágono en Washington (a las 9:37 hora local).

Tags