La Fiscalía Departamental de La Paz determinó rechazar la denuncia contra ex y actuales dirigentes de la Federación Departamental de Choferes Primero de Mayo, por los millonarios depósitos que recibieron por parte de Vías Bolivia. 

Rafael Quispe, uno de los denunciantes, informó la determinación del Ministerio Público, mientras que Frank Campero, el abogado de un grupo de dirigentes que exigía rendición de cuentas, confirmó que el lunes serán notificadas las partes. 

El opositor dijo que rechazarán la determinación y pedirán un informe a la Fiscalía para que comparezca ante la Asamblea Legislativa para explicar bajo qué argumentos desestimaron la denuncia.

La acusación advertía irregularidades en las transferencias por la retención de 20 centavos por parte de los afiliados. Gran parte del dinero iba a cuentas personales de algunos de los representantes, quienes no habrían aclarado su manejo. 

En un audio revelado de una reunión de choferes, el ejecutivo nacional del sector, Ismael Fernández, informó que parte del dinero fue usado en viajes, viáticos, dietas y “alguna farra”, aspecto que desató la molestia de los conductores.

A inicios de febrero, el diputado Wilson Santamaría denunció que de 2009 a 2017 la empresa Vías Bolivia transfirió 11,9 millones de bolivianos a cuentas particulares de dirigentes de la Federación de Chóferes 1 de mayo. Sin embargo, algunos exdirigentes sostienen que se trata de un monto mayor.

Conoce más sobre el tema: