Conductores de base de los sindicatos Eduardo Abaroa, Pedro Domingo Murillo, Virgen de Copacabana y Pioneros Terminal presentaron esta jornada una denuncia penal contra los ex y actuales dirigentes de la Federación de Choferes 1º de Mayo, por presuntas irregularidades en el manejo de los millonarios depósitos que realizó Vías Bolivia.

"Se firmó un acuerdo con el Estado y se afectó económicamente, estos señores tiene que venir a responder no a los denunciantes si no al Ministerio Público de La Paz que hubo buen manejo de los recursos y se otorgó salud a los afiliados", detalló el abogado de los denunciantes, Frank Campero.

Son acusados por la presunta comisión de los delitos de enriquecimiento ilícito de particulares, favorecimiento ilícito, contratos lesivos al Estado, incumplimiento de contratos y contribuciones y ventajas ilegítimas.

En la víspera un masivo cabildo de choferes en La Paz resolvió desconocer a los dirigentes federados, iniciar un proceso penal y pedir auditoría externa a los recursos que se recaudaron por sus aportes al Fondo Prosalud, que suman 15 millones de bolivianos.

En un audio revelado de una reunión de choferes, el ejecutivo nacional del sector, Ismael Fernández, informó que parte del dinero fue usado en viajes, viáticos, dietas y “alguna farra”, aspecto que desató la molestia de los conductores.

A inicios de febrero el diputado Wilson Santamaría denunció que de 2009 a 2017 la empresa Vías Bolivia transfirió 11,9 millones de bolivianos a cuentas particulares de dirigentes de la Federación de Chóferes 1 de mayo. Sin embargo, algunos exdirigentes sostienen que se trata de un monto mayor.

Conoce más sobre el tema: