EVENTO

Cafe VIP EL DEBER: Cambios en las empresas deben ser una prioridad y generar valor


Grupo EL DEBER llevó a cabo la tercera versión de su evento empresarial al que asistieron más de 60 altos ejecutivos. 

Escuchar el artículo Pausar Lectura

01/11/2018

En el contexto actual, la invasión de nuevas tecnologías que ocasionan la aparición de productos y servicios, cuyas estrategias disruptivas encaminan una ruptura brusca en los modelos de negocios tradicionales, es hoy algo cada vez más frecuente.

Así, empresas como Amazon con sus tiendas automatizadas Amazon Go, donde los consumidores pueden comprar productos sin utilizar cajas registradoras de autoservicio, están revolucionando al mundo y sacudiendo los cimientos de las empresas.

En este contexto surge la pregunta: ¿qué hacer para afrontar los cambios producidos por las tecnologías disruptivas? Para responder a esa y a otras incógnitas, EL DEBER realizó la tercera y última versión de su Café VIP de este año, en el que Julio Noriega, miembro del directorio del grupo empresarial, enfatizó que la mejor manera de predecir el futuro es creándolo. El evento corporativo tuvo lugar en el hotel Marriott.

Julio Noriega, miembro del Directorio de EL DEBER, durante su disertación

A su juicio, las empresas deben tener una visión de futuro. “Si no se puede imaginar el futuro no se puede adelantar lo que se viene. La disrupción es lo ‘nuevo normal’. El tema es si lideramos y gestionamos el cambio o nos deterioramos”, sostuvo el ejecutivo, que ha trabajado en compañías como 20th Century Fox.

Cree, además, que debe conocerse qué tecnología se aplica a una industria específica y saber quiénes la están usando, de esta manera se tiene una especie de ‘bola de cristal’ para predecir lo que se avecina.

A decir de Noriega, para impulsar una transformación en su empresa, cada gerente debe dejar de verse como tomador de decisiones. “Ya no es el único que tiene conocimientos sobre la empresa, ahora el trabajo es colaborativo”, afirmó, aunque es el CEO el que toma la decisión final.

Juan Carlos Rivero, presidente del Directorio del Grupo EL DEBER.

Por su parte, las empresas deben pasar de la organización jerárquica a los equipos colaborativos y flexibles, del control centralizado al empoderamiento de los equipos, de las expectativas rígidas al manejo de hipótesis, de la planificación lineal a una continúa y circular. A la par, deben fijarse objetivos transversales-aspiracionales y ya no por silo.

“Las transformaciones no se deben encarar solo por hacerlas, sino para generar valor. Además, el consumidor tiene que ser foco central”, según el ejecutivo.

Para encarar ese proceso se precisa alineamiento y claridad, preguntarse ¿por qué lo voy hacer?, y ¿para qué lo voy hacer? Y también, se tiene que declarar que es una prioridad tope en la compañía.

Las firmas que no estén alineadas con la transformación corporativa, desarrollando metodologías ágiles con equipos multidisciplinarios que diseñen soluciones para atender ‘puntos de dolor’ en el cliente, se alejarán de las verdaderas necesidades del público.

Izquierda, Siegfried Boos, director general de Agropartners. A la derecha, Erick Saavedra, gerente general de Toyosa

Acciones en firmas nacionales Al Café Vip

EL DEBER asistieron más de 60 ejecutivos. Algunos de ellos comentaron sobre las acciones que están aplicando en sus firmas en sus transformaciones.

En Viva evolucionó la atención al cliente, dejando de lado la venta de minutos (llamadas) en la que se enfocaron por más de 10 años. Han integrado el área de comunicación con la de experiencia del cliente para optimizar la atención, indicó Amples Regiani, gerente de conexión de la telefónica.

Por su parte, Andar Motors ha contratado profesionales recién egresados de la universidad, incluso para los cargos gerenciales. Según Juan Carlos Salvatierra, presidente de la firma, esto le ha permitido a la empresa obtener muy buenos resultados.

Carolina Mesa y Martha Cristina Franco, de Beauty Plaza, junto a Valentina Forno, de Natura, y Selenita Céspedes, de EuroChornos

“Los humanos viven de experiencias, eso es lo que hoy suma y nosotros contemplamos la visión que tenemos en nuestras inversiones para que el cliente las asuma como una experiencia propia”, expresó Pedro Antonio Gutiérrez, presidente de Los Portones del Urubó.

En el Banco Mercantil Santa Cruz, según el titular del área de banca corporativa, Jorge Velarde, desarrollan nuevas herramientas y opciones enfocadas en tecnologías para entender y atender los requerimientos de sus usuarios.

En el caso del Banco Ganadero, el gerente de marketing Edgardo Cuéllar, señaló que en el contexto actual hay que prepararse en tres horizontes (corto, mediano y largo plazo). Refirió que la institución encara, con mucha dedicación y de cara siempre al cliente, soluciones con un trato diferenciador, sobre todo, enfocado en las nuevas generaciones. El Ganadero activó un comité que fusiona calidad de proceso, marketing y el área de tecnología.

Farmacias Chávez también afronta un proceso de transformación, sobre todo tecnológico y logístico. A la par, el director ejecutivo Leonardo Salvatierra, dijo que avanzan en una corriente de generar educación ciudadana respecto a los cambios que se vienen.

La constructora Incotec basa su filosofía corporativa anticipándose al futuro y busca siempre ser disruptores dentro del mercado, sabiendo que la excelencia operativa es primero. Para ello, según su presidente ejecutivo, Enrique Terceros, cuentan con gente joven, incluida la tercera generación familiar, que tiene en sus genes capacidad de cambio y adaptación.

El director periodístico corporativo de EL DEBER, Tuffí Aré, junto a Erick Weise, gerente general de Luxor Automotors, Laura Lozano, de Avícola Sofía y Demian Solares, de DYM.

Desde la gerencia general de Patio Design, Oswaldo Perrogón, dijo que el primer lifestyle center de Bolivia incorpora un nuevo concepto de convertir los cafés en lugares de trabajo, al estilo coworking, para juntarse socialmente o gestar una reunión ejecutiva.

Entretanto, Eurochronos ha incorporado a su capital humano varios millenials, para que apliquen esas nuevas tecnologías que se emplean en el mundo globalizado, indicó su gerenta de nuevos proyectos, Selenita Céspedes.

Un aspecto a trabajar entre algunas marcas es la tendencia al enamoramiento del ego, es decir, a pensar que una empresa es la mejor y sus conocimientos son únicos, según Martha Cristina Franco, directora de Beauty Plaza, que considera que para sobrevivir y ser líder en la evolución del mercado, es esencial la tecnología, pero con ‘corazón’, ya que nada va a reemplazar al ser humano.

“Una clave en ese proceso, es la creación de un ecosistema donde todos sean parte de la toma de decisiones”, señaló Franco.

Para el gerente general de Mainter, Javier Urey, existe una necesidad inmediata de transformar a las empresas, hacerlas más flexibles, incorporar nuevas tecnologías y optimizar procesos, por lo que el empresariado nacional tiene que asumir ese desafío.

El gerente general de Ssanyong, Erik Weise, señaló que será la siguiente generación la que tendrá que impulsar las transformaciones reales en las organizaciones, ya que en Bolivia las unidades de negocios aún son tradicionales.

 

El desafío es crear una visión irresistible

Por: Denise Hurtado, CEO de BPO Center

No cabe duda de que el futuro, el cambio y la transformación son asuntos inminentes. En Bolivia, los líderes empresariales ya empezaron a prepararse para afrontar estos cambios inmediatos. Por ahora, el gran desafío es la cultura y hacer que esa reinvención llegue a esta, es decir, a las raíces de la organización.

Los líderes tienen claro que el cambio debe ocurrir, pero el problema es el tiempo que les toma a las firmas este tema, por lo que es viable apoyarse en el desarrollo de una cultura ágil que facilite el cambio y abra las puertas para acelerar y contribuir a que este proceso se dé lo antes posible.

En este sentido, una de las claves es hacer partícipe de este cambio al trabajador porque es quien va a permitir que los procesos se ajusten de manera ágil. Es ideal que la transformación se adentre en la mente del empleado para que el cliente perciba esos cambios que no serán solo de pensamiento, sino también se verán reflejados en acciones.

Lamentablemente, en Bolivia todavía existe una brecha bastante grande. Los líderes empresariales deben acercar el futuro a sus organizaciones y las pautas estén dadas para que lo hagan lo antes posible.

Por lo tanto, todo empieza por la cabeza. No podemos pretender culturas ágiles si no tenemos líderes empoderados; es en ellos donde nace la credibilidad. Por ejemplo, si los colaboradores ven, y no es opcional, que sus líderes son digitales lo van a recordar. Hay algunos empresarios que no están al tanto del futuro y que no manejan las nuevas tecnologías, por lo que no se puede pretender credibilidad cuando no se da una alineación tecnológica.

Actualmente, el desafío del líder es crear una visión irresistible y eso se crea mostrando el futuro a través de acciones. Las nuevas generaciones quieren trabajar con empresas que tengan esta clase de visión y si no existe esta alineación de acercar el futuro todo deja de ser atractivo.

Si bien hay algunos sectores y casos especiales de esta alineación, todavía no hay una empresa que marque la diferencia como lo vienen haciendo grandes corporaciones internacionales. Hay buenos intentos de culturas ágiles, pero todavía existe una brecha muy grande que debe ser aminorada.