SANTA CRUZ

A cinco meses de la toma de la cárcel, Policía descabeza grupos de extorsionadores


Un control sorpresa terminó con el secuestró de gran cantidad de artefactos electrónicos, armas blancas, pipas para fumar marihuana, teléfonos celulares y otros objetos que estaban dentro del régimen abierto. 21 internos fueron aislados

Secuestraron gran cantidad de artefactos electrónicos y separaron a 21 internos
Escuchar el artículo   Publicidad Pausar Lectura

18/08/2018

No ha pasado ni medio año de la toma del control del penal de Palmasola, acción que se ‘bautizó’ con sangre el 14 de marzo con la incursión policial que derivó en la muerte de siete internos, y ayer, una vez más, se volvió a constatar que el monstruo creado por años en el reclusorio más grande del país no murió, solo está dormitando.

Agentes de diferentes unidades policiales, a la cabeza del director nacional de Seguridad Penitenciaria, el coronel Daniel Mérida, ingresaron a casi todos los ambientes que conforman el penal en busca de objetos clasificados como prohibidos en la cárcel, sustancias controladas (cocaína y marihuana), bebidas alcohólicas (aquellas que destilan allí y las que ingresan burlando los controles) y cualquier tipo de armas (de fuego, contundentes o cortopunzantes).

Al final de la movilización, en el interior de Palmasola se retiraron varios electrodomésticos que estaban en poder de los internos, que no pueden justificar su posesión, una gran cantidad de armas blancas, restos de pipas para los drogodependientes, algunos pequeños sobres con droga y varios recipientes con bebidas alcohólicas.



Pero la movilización no solo alcanzó a ejecutar el rastrillaje policial por todos los pabellones, también fue parte de una operación urdida tiempo atrás y que se gestó gracias a informes de Inteligencia que permitieron desbaratar dos organizaciones delictivas que estaban operando desde el interior del PC-4 o régimen abierto, causando daño a víctimas fuera del penal y también dentro de la cárcel.

Durmiendo con el enemigo

Lo que sorprendió a la misma Policía fue la caída de Jorge Bohórquez Tórrez, el ex director nacional de Derechos Reales, que fue enviado preventivamente al penal de Palmasola acusado por el Gobierno de corrupción y que el mes pasado cumplió un año como recluso.

Bohórquez era el representante de los reclusos y asumió esta función en reemplazo de Alberto ‘Tico’ Lozada, que casi paga con su vida el haber intentado ser parte de la solución en un sistema penitenciario que trata de cambiar.



Junto a él le cayó su equipo de ‘responsables’ de diversas tareas, a los que se acusa de ingresar a los cuartos de los otros reclusos para extorsionarlos, tratando de repetir en sus acciones la misma manera de terror con la que ‘Oti’ mandaba en Palmasola.

Internos que conocen a Bohórquez recordaron que fue parte del grupo de internos que decidieron colaborar con los policías y gestar una nueva manera de convivencia en el penal. Lo identificaron como un asesor de la anterior directiva y un hombre que se hacía cargo de las personas de seguridad.

El gobernador del penal, Javier Lora, fue tácito al señalar que las cosas en Palmasola no pueden volver a ser como en años anteriores y reafirmó su compromiso para que todo se mantenga en calma, pese a estos reclusos que intentan desvirtuar la nueva realidad de la cárcel.

Como resultado de la requisa policial, más de una veintena de reos fueron retirados de sus cuartos, esposados y sacados al área de la Gobernación.

Las autoridades penitenciarias ahora tienen la tarea de analizar el cambio de su destino, ya que al menos unos cinco de estos reclusos deberán ser enviados a otras cárceles y así lograr aplacar sus actividades ilícitas que vienen gestando desde hace algún tiempo.



Las autoridades penitenciarias aseguraron que uno de los reclusos que casi es seguro que sea enviado a otra cárcel del país es Bohórquez, un abogado que estaba dirigiendo a reclusos en actos delincuenciales.

Del mismo modo, el director nacional de seguridad penitenciaria, Daniel Mérida, afirmó que en el interior de Palmasola ya no se permitirá la acción del delito que practican internos. En ese sentido, aseguró que incluso se desarticularon conexiones telefónicas a través de reclusos clave, denominados los ‘marketineros’. Son quienes usan aparatos telefónicos para consumar extorsiones no solo en el interior a sus propios compañeros más vulnerables, sino a quienes tienen parientes fuera del recinto carcelario.

Procesos a policías

El jefe nacional de seguridad penitenciaria, Daniel Mérida, que desde hace dos días permanece en Santa Cruz, aseguró que se inició una indagación contra policías encargados de los controles a Palmasola. Afirmó que es necesario establecer responsabilidades sobre quiénes fueron los que permitieron el ingreso en las puertas principales de una serie de artefactos electrónicos, armas blancas y otros. Además, dijo que lo más importante también será determinar qué policías tuvieron participación en algunos cobros irregulares denunciados por personas que visitan a sus familiares.

Es una decisión de la superioridad, ya no se tolerará ningún acto de este tipo, así sean policías. Tenemos instrucciones para iniciarles procesos disciplinarios en los tribunales policiales, y si es necesario en la justicia ordinaria”, aseguró Mérida. Afirmó que empezarán a tomar declaraciones a policías sospechosos.

Actuaciones

Elecciones de internos

Las autoridades penitenciarias coordinan el trabajo con reclusos con el fin de poder facilitar el escenario para que se edecuen las elecciones de la población. Las mismas deben realizarse para que se dé cumplimiento a la Ley de Ejecución Penal. Los comicios tenían que cumplirse hace dos meses, pero no fue posible debido a los problemas que surgieron en el interior por actos de indisciplina que acabaron con violencia. Para la dirección de seguridad penitenciaria, las elecciones deben realizarse pero en el marco del respeto y en busca de la convivencia pacífica de todos los internos del penal. La elección también será en el recinto femenino.

Desapareció estructura de Oti

Luego de evaluaciones realizadas por autoridades penitenciarias, se determinó que la estructura que había montado el otrora poderoso interno conocido como Oti ya desapareció por completo. Según informes después del deceso de Oti en La Paz, había todavía algunos internos en Santa Cruz que buscaban seguir sus pasos, pero debido a los controles rigurosos y por la permanente presencia de policías en el interior del penal ya todo eso acabó y no quedan ni pequeños indicios de sus seguidores.

Controles en La Paz

La Dirección de seguridad penitenciaria también ejerce los mismos controles en otros penales del país para frenar posibles actos de violencia. Su director, Daniel Mé- rida, afirmó que hace dos días en Chonchocoro de La Paz se realizó una requisa general y se incautó de artefactos y armas blancas.



 




Notas Relacionadas