SANTA CRUZ

Niño de un año tiene un mal genético y necesita ayuda


Ricardito padece de atrofia muscular espinal y no podrá valerse por sí mismo de por vida. El padre Mateo y las Damas Argentinas iniciaron una cruzada para ayudar al pequeño y a su familia


Ricardito junto a su mamá. El viernes cumplió un año de vida
Escuchar el artículo   Publicidad Pausar Lectura

12/02/2019

Ricardo Gael Antelo Rocha cumplió un año de vida el viernes, pero más de la mitad de su corta existencia la ha pasado en el hospital, conectado a equipos, porque se le detectó atrofia muscular espinal (SMA, por sus siglas en inglés), una enfermedad genética que destruye sus neuronas motoras inferiores, lo que le impide respirar, deglutir, hablar y, en el futuro, caminar.

Ricardito nació en Santa Ana del Yacuma (Beni) y es el tercer hijo de los esposos Harold Rider Antelo (mototaxista) y Liliana Rocha Carvalho (ama de casa). Saraí (10) y Milexi (6) son sus hermanitas mayores.

Desde su nacimiento el pequeño tenía dificultades para respirar y otras complicaciones, pero como en el pueblo no hay hospital de tercer nivel, los papás decidieron traerlo al hospital de niños Mario Ortiz, donde tras varios estudios le diagnosticaron SMA.

El caso fue conocido por el padre Mateo Bautista, quien junto a las Damas Argentinas decidieron iniciar una campaña para ayudar al niño.

El religioso ha decidido apelar a la buena voluntad de la población para recaudar fondos y comprar un respirador y otros equipos que el pequeño necesitará para contar con una terapia intensiva en casa. Como la familia ha decidido radicar en Santa Cruz para que al niño no le falte atención médica especializada, la campaña también está dirigida a ayudarlos a comprar un lote y a construir una vivienda.

Las personas interesadas en ayudarlos pueden depositar dinero a la cuenta corriente 10000029210197 Banco Unión (Liliana Rocha Carvalho). Más datos por el Telf. 758-94615.

¿Qué es la Atrofia Muscular Espinal?  

Esta enfermedad hereditaria destruye progresivamente las neuronas motoras inferiores, que controlan el movimiento de los brazos, las piernas, el tórax, la cara, la garganta y la lengua.



 




En esta nota