PARA ELLAS

Desayuno con avena, energía duradera


Apuntá. La avena es un alimento de muy fácil preparación que se puede consumir de múltiples formas


Escuchar el artículo   Publicidad Pausar Lectura

20/03/2019

Un capricho. Desde que la vi, fue una tentación que no podía rechazar. El elegante tarro de cristal tenía mi nombre dedicado. Son llamadas que no se pueden rechazar. Y ahí estaba ya, con la cucharilla en la mano, para rescatar de su interior las frambuesas y papaya picada, bañada con una suave capa de yogurt griego y miel, y cubierta por una capa de avena con avellanas, chía y semillas de girasol. Delicioso.

“La avena es uno de los alimentos que recomiendo con mayor frecuencia para mis pacientes tanto por sus beneficios a la salud como por la versatilidad que ofrece al momento de cocinarla, incluso para los que tienen vidas más ocupadas”, indica la nutricionista Carla Hidalgo. Le doy la razón, porque la avena es muy versátil en la cocina y se puede combinar con casi todas las comidas. Como cereal en el desayuno, galleta a media mañana o complemento en la ensalada.

De niña, jamás pensé consumir avena, la sentía como un grumo insípido. Durante un viaje, probé una avena con sabor a manzana y canela. Al mezclarla en el yogurt o en el agua desprendía el aroma atrapante de la canela.



Cambié los cereales procesados por los copos de avena como parte de mi opción saludable. No se trata de dejar de consumir, sino de elegir las opciones más saludables ¡y saber aprovechar sus propiedades!

Con el tiempo fui descubriendo las propiedades y las alternativas para el consumo de la avena. “Tiene carbohidratos y fibras de alta calidad; eso significa que ayudan a mejorar la salud del sistema digestivo -aportando al tránsito intestinal- además de brindar una sensación de saciedad duradera que es ideal para quienes tienen largas jornadas de trabajo o están buscando controlar su peso”, añade la especialista en nutrición.

La avena posee un importante valor nutricional y genera una sensación de saciedad. Esta combinación resulta propicia para controlar el peso. Su riqueza en fibra soluble, llamada betaglucano, tiene un efecto prebiótico en el intestino repercutiendo en una mejor digestión y combate el estreñimiento.

Otros beneficios, entre los múltiples que presenta la avena, es que ayuda a controlar el azúcar y reducir el colesterol. Sabiendo todas sus propiedades, debemos incluirla en nuestros desayunos.



Frente al ritmo de vida acelerado que vivimos, la avena es un alimento de muy fácil preparación y que se puede consumir de múltiples formas.

Como madre, quise compartir los desayunos de avena con mis hijos. Al principio me topé con el rechazo ante la textura que la avena mezclada les producía. Cuando descubrí avena La Suprema, sin cáscara y más liviana que la habitual, logré que mi hijo pueda degustar cada mañana desayunos con avena incluída.

Estudios publicados por la revista Cuerpo y Mente revelan que la avena es el cereal con mayor aporte de proteínas. El mismo informe revela que una ración de 50 gramos de copos de avena aporta el 25% de fósforo diario, el 20 % de magnesio, el 15 % de hierro. Además de ser rica en vitaminas como E, B1, B2 y B3 cuenta con propiedades antioxidantes y antiinflamatorias que ayudan a mantener el equilibrio en el cuerpo.