PORTADA SANTA CRUZ BOLIVIA MUNDO ECONOMÍA OPINIÓN TENDENCIAS ESCENAS DIEZ SOCIALES CLASIFICADOS
OPINIÓN



| 14/04/2019


¿Qué culpa tiene Erdogan?

¡Mi presidentango! Solo usted para decirle a don Recep Tayyip (nombre de don Erdogan, por si acaso) que lo que más llama la atención de Turquía ¡son sus telenovelas! ¿Qué otra cosa queríamos en Bolivia? ¿Que usted le llame la atención al ‘hombre de derecha moderada’ por ser “facho” o que le diga que usted también tiene, como él, un gobierno represivo y poco democrático? ¿O quizás que le reclame para ese país la democracia que no se nos va acá?

Bien mi presidentango, es así la cosa. Pena que don Recep no le hubiera llevado el apunte a su interés novelesco porque le hubiera podido contar que usted tuvo su Gabriegül, a la que amó, y que ella soñaba con tener una mejor vida y que usted se la dio, dándole una “manito” para que sea una de las ejecutivas en las empresas chinas, como CAMC, aunque antes de eso en Citic Group y en otras actividades, que pueden ser cuentos chinos, pero que no eran chinas.

Pudo decirle usted a don Tayyip que vivió las mil y una noches con su propia Sherezade “Zapayaoglu”, que no era arquitecta, peor abogada ni otras tantas artes y maestrías que supo aparentar, pero que eso no era lo importante porque, al fin de cuentas, usted no la quería para eso sino para ofrecerle la oficina de la Primera Dama, para que se encargue de menesteres menores, como hacer negocios por doquier, cosa que hizo muy bien ‘nuestra’ Sherezade cochabambina de largas extensiones blanquinegras y boca ‘tuneada’.

Así fue que ella se dio modos de ser madre de mentira, gracias a que usted le firmó el reconocimiento de un hijo que no llegó a nacer, porque ese no era su objetivo (de usted) porque la quería ‘para otras aficiones.

Usted y yo, mi presidentango insustituíble, sabemos que Gabriegül pudo convertirse en Sila, a pesar de no haber salido de familia rica; pero ese no es problema porque ella se hizo ‘rica por mérito propio’, y por su gracia (de usted) logró vivir rodeada de lujos en una enorme casa en La Paz, lugar donde, por las denuncias de las hermanitas ‘F’, nunca pudo tener paz.

La suya no fue la historia de Kemal y Nihan, en Kara Sevda; ellos vivieron un amor imposible por la diferencia de clases; usted no, usted fue el superpoderoso que le facilitó a ella relacionarse con los de todas las clases, con los ‘Cheguevaristas’ de las juventudes masistas y con los empresarios que, al conocer su relación con usted, desfilaban por la casa de la “primera dama”, para hacer negocios que dejaban jugosos aportes con los que se pagaban los cero kilómetros con dólares al contado, sin que nadie haga preguntas.

Dicen los que no lo quieren, que usted tuvo el problema de Ezel, que fue traicionado por sus dos mejores amigos y por el amor de su vida; pero eso es mentira, porque usted finge ser engañado para engañar a su gusto… ¡Si sabremos de eso los que sufrimos con el fallo del TCP y con los acomodos primarios que le hizo de un solo Choque, el TSE!

¿Quién viene a ser usted entre tanta novela? Pudo preguntarle don Erdogan y usted bien puede decirle que es el sultán, una especie de Suleiman el Magnífico y que nunca vivió un amor prohibido, porque si bien tuvo que mantener el romance como si fuera el secreto de Feriha, fue “ella, una cara conocida, la que tuvo que mentir sobre su vida, como si fuera Gümüs; en realidad, todo ello fue simplemente un asunto de secretos peligrosos que desataron una tormenta de pasiones…’.

Espero le haya dicho a don Recep que le agradó la recepción, aunque le hubiera gustado conocer a Fatmagül.

Suyo, por siempre, Carloncho (le agradezco al titular del espacio, la oportunidad de dirigirme a usted).





OTRAS PUBLICACIONES DEl AUTOR
No fue una guerra; fue un linchamiento
Recomenzar lo que no comenzó
Desastre es más que emergencia, eso es claro
Si fuera tan fácil
Distracciones peligrosas
De la ilegitimidad y la ilegalidad
No se detienen
¿Nada de qué hablar?
¡De buen tamaño!
La democracia merece mejor trato
El blindaje de Montenegro, fotos y algo más
Sobre Soza, un fiscal fugitivo
¡Y dale con que la vaca pone huevos!
Otra vez las ‘correcciones políticas’
¿Qué culpa tiene Erdogan?
¿Qué estarás haciendo Juan E.?
Democracia en peligro
No es “normal”, es inaceptable
Pues no, Jerjes y otros no tienen razón
La costumbre de hacer lo incorrecto
En Facebook


22/09/2019
No fue una guerra; fue un linchamiento
22/09/2019
El proyecto 1619 y la esclavitud en EEUU 
22/09/2019
Santa Cruz, como el ave Fénix
21/09/2019
Las encuestas no autorizadas
21/09/2019
Primavera silenciosa
21/09/2019
La difícil construcción de una gestión metropolitana cruceña


EL DEBER
 
Te puede interesar
Cada diez metros se puso un árbol en la plaza de la comunidad | Foto: Linda Gonzalez
SANTA CRUZ

En San José de Campamento siembran árboles tras el fuego

El incendio fue controlado en el Parque Madidi. Foto: Sernap/ Madidi.
BOLIVIA

El fuego en el Parque Madidi fue sofocado tras consumir 300 hectáreas

En coordinación con bomberos de Francias, militares y bomberos voluntarios abren una brecha de seis metros para evitar que el fuego entre al parque nacional | Fotos: Linda Gonzalez
SANTA CRUZ

Abren una línea de defensa para evitar que el fuego entre al Noel Kempff

Diez
Ponce destacó el trabajo de Blooming pero nombrándolo como Bolívar. Foto: Archivo
SANTA CRUZ

El lapsus de Miguel Ponce al confundir a Blooming con Bolívar

Leclerc vuelve a mostrar sus credenciales en Singapur. Foto: AFP
SINGAPUR

Leclerc supera a Hamilton en lucha por la 'pole'

Vidal en el ojo de la tormenta. Foto: AFP
DTV

La mano y penal de Vidal en la derrota del Barcelona a manos del Granada

Sociales
SOCIALES

Yankel Méndez, el mediático que celebra la vida

SOCIALES

Una morena y una rubia coquetean con la banda

 Ejecutivos de Samsung. Andrea Masnata, subgerenta de marketing; Pablo Ribera, master training; Carolina Zamorano, gerenta de marketing; Jorge Vargas, gerente de producto; y Valeria Borja, mánager digital
SOCIALES

Una cita para conocer más del mundo digital