PORTADA SANTA CRUZ BOLIVIA MUNDO ECONOMÍA OPINIÓN TENDENCIAS ESCENAS DIEZ SOCIALES CLASIFICADOS
OPINIÓN



| 20/01/2019


España y las coaliciones envenenadas

A España le ocurre lo que al resto del mundo. Está mudando de piel. El planeta se sacude, para mal, el modo de comportamiento y el diseño de la pos-Segunda Guerra mundial. En España, también para mal, llega a su fin el espíritu de la transición hacia la democracia, ocurrido tras la muerte de Franco en 1975, basado en un tipo de bipartidismo en el que ambas formaciones (socialistas y conservadores) eran europeístas y compartían la creencia de que la solución a los quebrantos económicos estaban en el mercado y la propiedad privada.

Fue ese bipartidismo el que trajo al poder al socialista Felipe González, quien durante los 14 años que gobernó privatizó las empresas estatales creadas por el corporativismo franquista, pidió el voto para entrar en la OTAN y fue un ardiente anticomunista durante el fin de las dictaduras marxistas en Europa.

Fue al compás del espíritu de la transición que José María Aznar, en los ocho años que ocupó la Casa de Gobierno, mejoró sustancialmente los índices económicos del país y consiguió el mayor grado de desarrollo relativo jamás obtenido por la nación, logrando que España participara del euro, mientras anudaba los más íntimos vínculos militares con Occidente.

Hoy el bipartidismo se ha escindido en seis porciones electorales que andan a la greña y necesitan pactar para llegar a la Moncloa: socialistas, comunistas y nacionalistas locales (la coalición que actualmente gobierna); y la oposición que, de acuerdo con las encuestas y las recientes elecciones andaluzas, constituye la mayoría del país: conservadores, liberales y españolistas de derecha parecidos al trumpismo.

Son coaliciones envenenadas. El PSOE de Pedro Sánchez ha cometido el inmenso error de pactar con los comunistas de Podemos y de Izquierda Unida, y con los independentismos locales (catalán y vasco), con tal de alcanzar el poder a cualquier costo. De la misma manera que los conservadores del PP y los liberales de Ciudadanos se aliarán a Vox, los españolistas a ultranza que utilizan a Steve Bannon (el estratega de Trump) como su asesor político.

¿Era posible otro tipo de coaliciones? Por supuesto: debieron unirse los constitucionalistas. Dependía de la seriedad con que se percibiera la Constitución de 1978, el gran documento que resumió el proceso de transición iniciado a fines de 1975.

Hay partidos realmente constitucionalistas (los conservadores, los liberales, los socialistas), y los hay que solo respetan las normas constitucionales de manera estratégica a la espera de poder derribar el edificio institucional que sostiene a la España actual (los comunistas, los independentistas locales y, en gran medida, los ultraespañolistas).

Ante una tesitura parecida la alemana Angela Merkel trazó las bases de una gran coalición entre la democracia cristiana y la socialdemocracia, esto es: entre los conservadores y los socialistas. Esa coalición ha sostenido la vida política germana durante un buen periodo, expresando el criterio de la mayoría de los alemanes.

¿Podían hacer esto los españoles? Naturalmente. Esas coaliciones las inventaron ellos. De alguna manera, fue lo que hicieron, de un modo mecánico, en el último tercio del siglo XIX, tras la restauración de los borbones, cuando Cánovas del Castillo, dispuesto a terminar con el desorden del sector público, echó las bases de un cierto bipartidismo que erró en no saber crear las condiciones para el autogobierno o, llegado el caso, para la independencia de las colonias.

De todos los problemas que tiene España el más peliagudo es el de los independentismos. Esa es la mayor dificultad para crear la gran coalición. En Cataluña algo menos de la mitad desea poner tienda aparte. (En el país vasco, según las encuestas oficiales, apenas alcanzan el 21%). No es posible gobernar serenamente con casi la mitad de los catalanes deseosos de encontrar su propio rumbo, pero tampoco es moralmente admisible abandonar a la otra mitad de los catalanes que se sienten, primordialmente, españoles.

La solución está en la democracia, para lo cual habría que reformar la Constitución. Hay que admitir, humildemente, que el contorno de las naciones no es eterno, pero tampoco puede dejarse a las volubles mayorías simples que tomen las decisiones, para que no se produzca el triste espectáculo del Brexit, donde hoy la mayoría de los británicos quiere otro referéndum para regresar a la Unión Europea. La mayoría simple es la receta para incendiar la pradera.

Las decisiones trascendentes, como formar o no parte de España, deben tomarlas los catalanes (o cualquier otra región) por mayorías cualificadas de un 60% del censo, en votaciones obligatorias, y durante dos legislaturas diferentes, para impedir que un problema coyuntural determine el destino de la región y afecte a las generaciones venideras.

Si en esas condiciones los catalanes eligen separarse de España, como sucede con los quebecois en Canadá o los escoceses en el Reino Unido, lo razonable es permitirles que hagan las maletas y desearles muy buena suerte. Ese no será el fin del mundo. Ni siquiera el fin de España.





OTRAS PUBLICACIONES DEl AUTOR
Video: Disparan al sujeto que tomó rehenes en un bus en Brasil 
Facebook lanza una herramienta para dar más garantías de protección de datos personales 
Se suspenden las clases en Roboré por el humo y mala calidad del aire
La movida nocturna del centro cruceño invierte 1 millón de dólares
La franquicia Armani Exchange aterriza en el mercado cruceño
Marchistas de Tariquia piden en Tarija anular contrato petrolero
500 especies de fauna están en riesgo a causa del incendio en el Bosque Chiquitano
Presentan al supuesto asesino de un joven en la Pampa de la Isla
Renuncia el primer ministro de Italia, Giuseppe Conte
Mujer da a luz y se escapa del hospital abandonando a su bebé
Argentina: Nuevo ministro de Hacienda promete estabilizar mercado cambiario
Caminata por la vida y contra el cáncer en Santa Cruz, el 8 de septiembre
El Alto no acatará el paro contra la repostulación de Evo y vocales del TSE
¿Ricardo Caruso Lombardi será el nuevo DT Royal Pari?
La agresión a un perro con un gancho y otros casos en Santa Cruz
Evo: Un paro el 21 de agosto es homenajear a la dictadura de Banzer
Mamá Julia, la mujer más longeva de Bolivia, está enferma
Liberan a uno de los investigados por el doble feminicidio en Potosí
Cómo es el “tráfico hormiga” de armas de EE.UU. a México detrás de la inédita ola de violencia en ese país
Rusia y China denuncian escalada militar tras ensayo de misil de EEUU 
En Facebook


20/08/2019
Vía crucis en El Alto
20/08/2019
La nación de todos
20/08/2019
El 80% de la población ya vive en el eje central
20/08/2019
Conocimiento y filosofía
20/08/2019
La justicia como moneda de campaña política
20/08/2019
Es la economía, estúpido


EL DEBER
 
Te puede interesar
Imágenes del interior del autobús fueron difundidas en las redes sociales. Foto: @BetinhoCasas
MUNDO

Video: Disparan al sujeto que tomó rehenes en un bus en Brasil 

Con la nueva herramienta presentada el martes, el grupo explicó que quería "devolver el control" de sus datos a los usuarios de la red. Foto: AFP
TECNOLOGÍA

Facebook lanza una herramienta para dar más garantías de protección de datos personales 

Las labores escolares fueron suspendidas a causa de la contaminación. (Foto: Jorge Uechi)
SANTA CRUZ

Se suspenden las clases en Roboré por el humo y mala calidad del aire

Diez
Farías es el principal candidato para dirigir la Verde. Foto: Archivo
SELECCIÓN

Esto hará la FBF, si Farías no acepta el presupuesto

Daniel Vaca, portero de los atigrados. Foto: Prensa The Strongest
LA PAZ

En The Strongest dicen que pueden dar más

Pereyra, goleador de Bolívar. Foto: APG
FÚTBOL

Bolívar quiere sacarse la bronca ante Aurora

Sociales
SOCIALES

Desnuda y con estrías, así se muestra Ashley Graham durante su embarazo

Fotos: Instagram (@feraschmidt)
SOCIALES

La boliviana Fernanda Alcócer diseña una zapatilla para Nike

SOCIALES

Famosos se unen al pedido de ayuda a la Chiquitania