PORTADA SANTA CRUZ BOLIVIA MUNDO ECONOMÍA OPINIÓN TENDENCIAS ESCENAS DIEZ SOCIALES CLASIFICADOS
OPINIÓN



| 28/10/2018


Antibolsonaros, entre la ignorancia y el cinismo

4

Una extraordinaria ola de alarma se ha desatado a nivel internacional entre los llamados sectores progresistas ante la muy probable elección de Jair Bolsonaro como presidente de Brasil para el periodo 2019-2023. Calificado de ultraderechista, fascista, racista, misógino y homofóbico entre muchos otros rasgos de su personalidad, este exmilitar consiguió algo que parecía imposible hasta hace solo unos meses: ubicar su candidatura en primer lugar en las intenciones de votos, muy por encima del candidato sustituto de Lula por el PT, Fernando Haddad. Bolsonaro ganó en primera vuelta a Haddad, con una diferencia de 18 puntos, aproximadamente, y todo indica que así lo hará este domingo, en segunda vuelta. Salvo, claro, que ocurra algo excepcional que trastoque todos los pronósticos.

¿Hay razones para tanta alarma? Sí, las hay, pero no precisamente por los argumentos que esgrimen intelectuales, políticos y hasta artistas dentro y fuera de Brasil, militantes o apenas seguidores de Lula da Silva y del PT, que se han dado a la tarea de satanizar aun más a Bolsonaro, a la par que santifican al líder y al candidato del PT. Muchos de estos, incluso, grandes defensores de otros líderes políticos de la región que han marcado sus gestiones de gobierno con las taras que se condenan en Bolsonaro: Hugo Chávez y Nicolás Maduro en Venezuela, Daniel Ortega en Nicaragua y Evo Morales en Bolivia, por citar solo algunos ejemplos. Una revisión de sus actos y declaraciones públicas basta para descubrir cuán parecidos son estos con el exmilitar brasileño, aunque se presenten como opuestos.

El ejercicio podría incluso comenzar por uno de tantos artículos dedicados por El País de España contra Bolsonaro (es impresionante la atención puesta por el diario español a las elecciones brasileñas y al fenómeno Bolsonaro). Publicado el jueves pasado, recopila las opiniones de 25 intelectuales y artistas brasileños y extranjeros, en las que alertan contra Bolsonaro. Salvo un par de ellas, la mayoría carece de crítica a las gestiones del PT y de sus aliados progresistas y liberales. No hay en esas opiniones un análisis de las causas que han empujado a los brasileños a votar por una opción tan conservadora y a todas luces, autoritaria. Nada. Solo argumentos que, dichos sin nombres, calzan muy bien en sus propios defendidos. Vea el siguiente ejemplo.

Juan Gabriel Vásquez, escritor colombiano y uno de los intelectuales citados por El País, dice entre otras cosas: “Lo que ocurre es que el suyo es un fascismo de nuevo cuño que todavía no nos espanta como debiera, tal vez porque actúa desde dentro, minando la democracia mediante la explotación de sus propias libertades, de sus propias garantías. Pero sus rasgos son inconfundibles: el elogio de los autoritarismos militaristas, la violencia verbal más cínica y directa que ha visto la política latinoamericana en décadas, el grotesco matoneo de todas las minorías y, sobre todo, el eficaz uso de los discursos del enfrentamiento y la división (del nosotros contra ellos: primera página del manual del populismo extremista).” ¿Acaso esto no calza tanto en Bolsonaro, como en Chávez, Maduro, Ortega o Morales? El problema o la amenaza de fondo, por tanto, no está apenas en el ultraderechismo de Bolsonaro, sino también en el “socialismo del siglo XXI”.

Si ahora espanta a muchos la posible llegada de este exmilitar a la presidencia de Brasil, ¿dónde estaban cuando fueron llegando al poder otros autoritarios, discriminadores y alentadores del odio y la violencia en Latinoamérica?, ¿qué hacen incluso hoy frente a los excesos que unos y otros continúan cometiendo en el ejercicio del poder que les confirió el voto del pueblo? Las preguntas abundan. Y el cinismo en las repuestas o en la falta de estas, también. Los Bolsonaros no surgen de la nada, aunque la ignorancia y el cinismo nos lleve a afirmar lo contrario.





OTRAS PUBLICACIONES DEl AUTOR
Acerca de revolú y reboludos
Maravillas en la ciudad de los anillos
Democratizar la fuerza pública
Libertad para vivir o para morir
Caso “terrorismo”: 10 años de indebido proceso
Jugando a la democracia
Corrupción e impunidad, combo maldito
A desenmascarar a los cínicos
Gastón, ¿usted también?
Reivindicando la desobediencia
La justicia tarda y no siempre llega
Sin novedad en el frente
El nefasto juego del ‘no pero sí’
Acceso real a la justicia: ¿misión imposible?
Encrucijadas
Malos augurios
Deseos para 2019
Tolerancia cero
Y aún hay quienes se sorprenden
Aplazo generalizado
En Facebook


21/05/2019
De un drama y sus fallas
21/05/2019
Avances y retrocesos del respeto a la libertad de las personas en Bolivia
21/05/2019
Bella Chao, chau chau
21/05/2019
El Estado autonómico y un pacto fiscal
20/05/2019
Un nuevo vendaval
20/05/2019
Por una neurona


EL DEBER
 
Te puede interesar
La policía británica imputó de "agresión común y daño criminal" a un hombre que arrojó un batido de banana y caramelo al líder del Partido del Brexit, Nigel Farage
REINO UNIDO

Lo acusan de daño criminal por lanzar batido de guineo a un político pro Brexit

La joven actriz es parte del jurado del Festival de Cannes. Foto: AFP
TENDENCIAS

La actriz Elle Fanning se desmaya en Cannes por su "vestido ajustado"

La expresidenta de Argentina en su primer audiencia de juicio oral | Foto: AFP
ARGENTINA

Cristina Fernández, tranquila pero camuflada en su estreno en el banquillo

Diez
Jhon Jairo Mosquera, de Royal Pari proteje el balón ante la marca de un rival. Foto. Fuad Landívar
FÚTBOL

Royal Pari-Macará (0-0): minuto a minuto

El partido se juega en el estadio Gilberto Parada, de Montero. Foto. Juan Carlos Fernández
FÚTBOL

Guabirá derrotó a San José en su último partido del Apertura

Messi es la estrella de la selección argentina. Foto: Internet
LISTA

Argentina ya eligió a los 23 para la Copa América

Sociales
SOCIALES

Jean, de Calle 7, recuerda su pasado como artista de circo en un video

SOCIALES

Martha Sánchez recibe lluvia de huevos y cancela concierto

Foto: Sergio Chuquimia
SOCIALES

Fama, belleza y cigüeña a la vista