PORTADA SANTA CRUZ BOLIVIA MUNDO ECONOMÍA OPINIÓN TENDENCIAS ESCENAS DIEZ SOCIALES CLASIFICADOS
OPINIÓN



| 24/07/2018


¿A qué le teme el MAS?

¿A qué le teme el MAS? La respuesta es obvia, al cambio. La disputa en torno a las plataformas y la demanda de respeto al voto ciudadano ha desvelado los más profundos temores del oficialismo. Casi 13 años de gobierno lo han transformado en una organización política conservadora, le es imposible imaginar otro país, le teme profundamente a las fuerzas emergentes nucleadas en plataformas y colectivos, le asusta el futuro y sus miedos emergen no solo de una perspectiva equívoca, sino, y principalmente, del fallido intento de construir una nación sobre las bases de un racismo anacrónico, extraño a la naturaleza de la modernidad tecnológica y las fuerzas de la historia del capitalismo.

Frente a su proyecto comunitario se alza una generación cuyos horizontes van mucho más allá del provincianismo pachamamista. A las plataformas y los colectivos que tomaron las calles, la propuesta de volver a los orígenes que tan bien había diseñado Boaventura de Sousa Santos les ha resultado una versión contemporánea de las utopías de Moro; quimeras que intentan instalarse como ensoñaciones imposibles adversas al curso de la historia universal. 

Como se trata de generaciones marcadas por la globalización, su acción política funciona en otras claves. Las viejas polaridades izquierda/derecha, socialismo/neoliberalismo, mestizo/indígena no engrana en el ideario de un mundo hiperconectado. Frente a esto, el MAS se presenta  como una rémora del pasado, una reliquia de la sociedad premoderna.

Las fuerzas acantonadas en Palacio de Gobierno sufren las dolencias del ancien régime, las mismas dolencias que experimentaron los viejos monarcas del siglo XVIII cuyas cabezas rodaron bajo la guillotina de 1789 en Francia. Su tenaz negativa a aceptar que los tiempos han cambiado, que la dialéctica de su propio accionar los obliga a dar paso a las nuevas generaciones y mudar sus percepciones y narrativas los lleva irremediablemente a un final desastroso, típico, además, de aquellos caudillos que se creen insustituibles, como los reyes de la vieja Europa. Como los príncipes feudales. Tenía razón  Nietzsche: la historia siempre se repite, pero de otra manera.





OTRAS PUBLICACIONES DEl AUTOR
El debate imposible
Un tal Almagro
La guerra sucia
Panorama electoral
La violencia en nuestro medio
Trabajando para el enemigo
Inseguridad y violencia
El ‘mesismo’ de Mesa
Lecciones de una revolución fallida
El ‘pueblo’ en el proceso de cambio
Los demonios del MAS
“Q’aras contra indios”
El personaje del año
El primer congreso de sociología de Santa Cruz de la Sierra
Las herencias de Evo
El tiempo de los ciudadanos
Jugándonos el futuro
El triunfo de la verdad
Potosí: cara a cara
¿A qué le teme el MAS?
En Facebook


19/06/2019
De interpelante a interpelada
19/06/2019
Bodas de oro de la CAN
19/06/2019
Multipartidismo o bipartidismo
19/06/2019
Rectificar para avanzar
18/06/2019
Crisis tarijeña y débitos automáticos
18/06/2019
De ética y revolución


EL DEBER
 
Te puede interesar
PARA ELLAS

Alerta para ellas se suma a la campaña contra el odio

PARA ELLAS

Mujeres reconocidas con la flor de tajibo inspiran

Autora. Sobre control del apetito y mecanismos reguladores del hambre
ENTREVISTA

Silvia Quesada Giraudo: “Dieta, es una mala palabra”

Diez
Carlos Queiroz, director técnico de Colombia. Foto. AFP
COLOMBIA

Queiroz: "Es un partido de campeonato y como en el tenis es un match point"

Lionel Messi obligado a ganar al Paraguay de Derlis Gónzales. Foto: AFP
COPA AMÉRICA

Messi y Argentina obligados a reaccionar ante Paraguay

López de 31 años se desempeñaba de centrocampista. Foto: AFP
EEUU

Futbolista cubano desertó de su selección en la Copa de Oro

Sociales
Iciar Díaz con la banda
SOCIALES

Iciar Díaz se lleva dos bandas en un día

SOCIALES

Lena Headey, descontenta con la muerte de Cersei en GOT

SOCIALES

La srta. Chuquisaca se lesiona en el primer día del Miss Bolivia