MUNDO

Arde la Amazonia: Brasil está con más de 72.000 focos de incendio


Ocupa el primer lugar en el ranking regional, en el que Bolivia figura en el tercer puesto. El lunes San Pablo se oscureció a las 15:00 y lo atribuyen a los incendios


Escuchar el artículo   Publicidad Pausar Lectura

22/08/2019

Las redes sociales se inundaron de fotos y videos de San Pablo (Brasil) a oscuras cuando eran apenas las tres de la tarde. El extraño fenómeno fue explicado por algunos especialistas como una fuerte nebulosidad cargada por partículas de humo proveniente de los incendios forestales de Mato Grosso, Paraguay y Bolivia.

Si bien no hay una explicación consensuada para el fenómeno, las voces en el país vecino apuntan a los 72.843 focos de incendio en Brasil (un 52% en suelo amazónico), que se han incrementado en un 83% si se tiene como referencia los focos generados el año pasado, cuando se registraron 39.757, datos calientes facilitados por el Programa de Quemas del Instituto Nacional de Investigación Espacial (INPE).

Esta cifra es la mayor que se ha dado desde 2013, lo que ha puesto a Brasil en el primer lugar del ranking regional de focos de incendio, el mismo que pone a Venezuela en segundo lugar (26.453 focos) y a Bolivia en tercero (16.101 focos), según AFP.



Para elevar la temperatura del desastre la agencia de noticias asegura que ha aumentado la deforestación en los últimos meses en la Amazonia, que llegó a 2.254,8 km² en julio, casi el cuádruple del registrado el mismo mes en 2018.

Mapas de la NASA y del Centro de Servicio Atmosférico de la Comisión Europea Copernicus, muestran un panorama poco alentador.

Las imágenes detectaron casi 10.000 incendios forestales nuevos en ese país, principalmente en la cuenca del Amazonas donde se han visto afectadas 68 reservas protegidas. Según los satélites de la Administración Nacional de la Aeronáutica y del Espacio (NASA), el 50.5% de los puntos calientes que muestra su mapa se ubican en esta selva.

En un informe difundido el martes, el INPE precisó que la extensión de los incendios ha obligado a algunos estados amazónicos, como Amazonas y Acre, a declarar situación de emergencia o alerta ambiental pues la humareda puede provocar enfermedades respiratorias y afecta hasta el tráfico aéreo.



De acuerdo con el INPE, durante la última semana, los focos de incendio han afectado 68 zonas protegidas o reservas indígenas de la región amazónica.

Contra Bolsonaro

La Amazonia está en llamas y las redes sociales hierven por denuncias contra la política ambiental del presidente de Brasil, el ultraderechista Jair Bolsonaro, que sospecha, sin embargo, que muchos incendios pudieron ser provocados por ONGs en “guerra” contra su gobierno.

“Puede estar habiendo, sí, puede, no lo estoy afirmando, una acción criminal de esos ‘oenegeros’ para llamar la atención contra mi persona, contra el gobierno de Brasil. Esa es la guerra que estamos enfrentando”, afirmó Bolsonaro en Brasilia, al tiempo que se realizaba en Salvador (Bahía, nordeste) una conferencia regional sobre cambio climático.

Muchos mensajes denunciaron la escasa repercusión hasta ahora de la multiplicación de focos de incendio. “El pulmón del planeta desde hace 16 días se está incendiando y nos enteramos por redes porque los medios no hablan de ello”, escribió un usuario.



Los incendios en la región amazónica se deben a las quemas provocadas para deforestar un terreno, con el objetivo de convertirlo en área de pastoreo, o para limpiar áreas ya deforestadas, generalmente en la temporada seca, que debe acabar dentro de dos meses.

El ministro de Medio Ambiente, Ricardo Salles, sostiene en cambio que los vientos fuertes causaron el fenómeno. “Tiempo seco, viento y calor hicieron que los incendios aumentasen mucho en el país”, señaló en Twitter, anunciando el envío de brigadistas.

Sin embargo, los ambientalistas son pesimistas y consideran que Bolsonaro y sus políticas son una amenaza para el medioambiente ya que consideran que Bolsonaro promueve desde su llegada al poder la apertura de reservas indígenas y de áreas protegidas a actividades agropecuarias y de minería. Mientras el debate continúa, la Amazonia arde en llamas y preocupa el bosque tropical más grande del mundo que alberga una cuarta parte de las especies del planeta Tierra.

UN MILLÓN DE FIRMAS LLEGAN AL CONGRESO EN FAVOR DE LA AMAZONIA Y EN CONTRA DE LA DEFORESTACIÓN
El grupo de acción ciudadana Avaaz entregó ayer al congreso brasileño un documento respaldado por un millón de firmas, en el que se exigen medidas para poner coto a la creciente deforestación en la región amazónica.

El documento fue entregado en momentos en que la Amazonia sufre una ola de incendios cuyo origen no está claro.

Junto con ese documento, en el que se le exige al congreso que adopte medidas para controlar los elevados niveles de deforestación, Avaaz entregó una encuesta, según la cual el 90 % de las personas que el año pasado votaron por el líder de la ultraderecha, respalda esa petición.

“Aunque la presunción general es que el asunto genera discordias, el sondeo revela que tanto parlamentarios como electores de diversos espectros políticos opuestos concuerdan en una cosa: la Amazonia es motivo de orgullo y preservarla es fundamental”, dijo Diego Casaes, coordinador de campañas de Avaaz en Brasil.

El documento “es un recado claro de Brasil al congreso y debemos hacer nuestros deberes. Espero que este acto político despierte al parlamento”, declaró el diputado Alessandro Molon.



 




Notas Relacionadas



En esta nota