MUNDO

19 países de la UE reconocen a Guaidó y Maduro apuesta a la mediación de Francisco


Encabezados por España, Alemania, Francia y el Reino Unido, los europeos rompen lazos con Nicolás Maduro. Donald Trump vuelve a amenazar con una intervención militar. México, Uruguay y Bolivia apuntalan una mediación para abrir el diálogo


Los países del Grupo del Lima se reunieron ayer en Ottawa (Canadá) para respaldar a Juan Guaidó
Escuchar el artículo   Publicidad Pausar Lectura

05/02/2019

El opositor venezolano Juan Guaidó recibió ayer un fuerte espaldarazo internacional al ser reconocido como presidente interino por 19 países de Europa, a los que el Gobierno de Nicolás Maduro acusó de apoyar los “planes golpistas” de Estados Unidos.

Tras expirar un ultimátum a Maduro para que convocara a nuevas elecciones presidenciales, esos países, encabezados por Francia, España y Alemania, se sumaron al reconocimiento que ya tenía Guaidó de Estados Unidos, Canadá y una docena de países latinoamericanos.

“Es el reconocimiento a los venezolanos que nunca han dejado de luchar por recuperar la democracia”, expresó Guaidó, al agradecer los apoyos. Y dijo esperar que se sume Italia, cuyo Gobierno bloqueó una declaración conjunta de la Unión Europea (UE), según fuentes diplomáticas.



El Gobierno venezolano anunció en tanto que revisará “integralmente” las relaciones con los países europeos que reconocieron al opositor, al acusarlos de apoyar los “planes golpistas” de Estados Unidos, con el que rompió vínculos diplomáticos el 23 de enero.

“A Venezuela no le pone ultimátum nadie, ni usted, señor Pedro Sánchez, ni nadie en el mundo”, dijo Maduro, al tratar al gobernante español de “pelele que se puso al servicio de la política guerrerista” de Washington.

El presidente Donald Trump reiteró que el uso del Ejército en Venezuela es “una opción”.

Rusia, uno de los mayores aliados de Maduro, rechazó “los intentos por legitimar la usurpación del poder como una injerencia directa” de los europeos, según el portavoz del Kremlin, Dimitri Peskov.



Maduro, también respaldado por China, Turquía e Irán, asegura que Washington usa a Guaidó de “títere” para derrocarlo.

La apuesta por el papa Francisco

Pero la mayor apuesta de Nicolás Maduro está en el Vaticano. El mandatario venezolano escribió al papa Francisco para pedirle “su mejor esfuerzo, su voluntad” para ayudar en el diálogo en Venezuela, en una entrevista difundida por el canal italiano SkyTG24.

“Le envié una carta al papa Francisco”, dijo Maduro en esta entrevista filmada en Caracas. En la carta, Maduro dice que “está al servicio de Cristo y en ese espíritu le he pedido que nos ayude en un proceso de facilitación, de fortalecimiento del diálogo”.

“Los gobierno de México y de Uruguay, todos los gobiernos del Caribe, el Caricom, y el de Bolivia, han llamado a una conferencia por el diálogo y la paz en Venezuela, el 7 de febrero” en Montevideo, añadió. “Pido al papa que ponga sus mayores esfuerzos y voluntad para ayudarnos en ese camino del diálogo, y ojalá tengamos una respuesta positiva”, insistió.



Polémica ayuda humanitaria

En medio de esta crispación, los cancilleres del Grupo de Lima se reunieron ayer en Ottawa (Canadá) para ratificar su apoyo a Guaidó y evaluar nuevas medidas de presión contra Maduro. El secretario de Estado estadounidense, Mike Pompeo, participó por videoconferencia.

Guaidó, jefe del Parlamento de mayoría opositora, prepara un dispositivo de llegada de ayuda humanitaria al país. Canadá anunció una ayuda de 40 millones de dólares, que se suman a los 20 millones ofrecidos antes por Washington.

El plan, según Guaidó, es reunir medicinas y alimentos en los vecinos Colombia y Brasil y en una isla caribeña, y anunció que se convocará a una movilización para exigir a los militares que dejen entrar esa ayuda. Maduro considera la ayuda humanitaria como la puerta a una intervención militar de Estados Unidos y tilda a los opositores de “mendigos del imperialismo”.

Guaidó dijo tener informes de que militares están planeando “robar” o “secuestrar” la ayuda para distribuirla a través de un programa gubernamental de entrega de alimentos subsidiados en zonas populares.

El conflicto político en Venezuela se vive en medio de una severa crisis económica, que provocó el éxodo de unos 2,3 millones de personas desde 2015, según la ONU.

La petrolera Pdvsa está en default y su producción en caída libre, estrangulada ahora por sanciones de Estados Unidos que embargarán la compra de petróleo a partir del 28 de abril.

Guaidó denunció además que el Gobierno intenta mover unos 1.200 millones de dólares hacia Uruguay y pidió a ese país no prestarse para un “robo”. Agregó que pedirá a la UE la protección de activos venezolanos, como hizo Estados Unidos. Tratando de parar la arremetida de Guaidó, Maduro impulsa ahora adelantar de 2020 a este año las elecciones legislativas, apostando a que la oposición pierda el único poder que controla.

CHAVISMO CELEBRA LOS 27 AÑOS DEL INTENTO DE GOLPE DE ESTADO ENCABEZADO POR HUGO CHÁVEZ

Los simpatizantes del oficialismo venezolano liderados por Nicolás Maduro celebraron ayer en medio de una crisis de gobernabilidad los 27 años del intento de golpe de Estado que el 4 de febrero de 1992 encabezó el entonces coronel del Ejército y hoy fallecido expresidente Hugo Chávez.

La celebración comenzó con una caminata de Maduro junto a militares desde la Academia Técnica Militar Bolivariana en Maracay, estado Aragua, al 422 Batallón de Infantería Paracaidistas Coronel Antonio Nicolás Briceño, cuartel Páez, donde Chávez organizó el golpe.

En la primera línea de la marcha se observó al presidente Maduro junto a su esposa, Cilia Flores; el considerado número dos del chavismo Diosdado Cabello; el ministro de Defensa, Vladimir Padrino López; y la vicepresidenta Ejecutiva, Delcy Rodríguez, mientras atrás los seguían los soldados miembros de la Fuerza Armada.