REVISTA EXTRA

Sebastián Moreno y el giro que dio su vida: cambió el Carnaval por los retiros y las oraciones


El cómico, arquitecto y empresario se confesó con la revista Extra. Sebastián, que siempre fue un hombre apegado a su familia, contó los detalles de su nueva vida


El multifacético Sebastián Moreno tuvo un cambio en su vida y lo contó a la revista Extra de EL DEBER
Escuchar el artículo   Publicidad Pausar Lectura

31/03/2019

La renuncia. El primer paso... Sinceramente el más difícil, solo los amantes del Carnaval, como yo, entenderán el sacrificio”, así dice parte del post que compartió en su Facebook el reconocido humorista, Sebastián Moreno Santana (38), acompañado de una foto junto a su esposa María Angélica Justiniano Perrogón, y a sus dos hijos menores, Emiliano (7) y Martina (5), vistiendo poleras de la Comunidad Católica Vástago de Dios, a la que asisten desde septiembre del año pasado.

“Dejar todo atrás, las casacas, la calle, las espumas, la mojazón con banda y tamborita, los amigos entrañables -aún más cariñosos por el ‘feeling’,- el churrasco de esos añorados tres días. El ejemplo, su mejor herencia. El corazón, limpio y puro sin excusas, sin aditivos, que desintoxiquen los excesos. La vida eterna. Renunciar a todo, sacrificar lo que amabas y asumir con fe que él te pone a prueba porque te escogió para vivir, no la efímera, sino la próxima al lado suyo, la que será eterna”, escribió en su cuenta ‘Bacho’, como lo llaman algunos de sus amigos de la infancia. La publicación en un día recibió más de 9.000 ‘likes’ y cientos de comentarios alentadores.

Ese post en pocos días fue compartido en más de 3.120 oportunidades, hasta el momento ya cuenta con 11.000 ‘me gusta’ y cerca de 800 comentarios, que en su gran mayoría, por no decir todos, son felicitaciones por el paso de fe que ha dado el reconocido cómico.



 Puro amor. Sus hijos Santiago, Martina y Emiliano son su mayor tesoro. Por ellos lucha cada día

Durante los días de Carnaval, el también arquitecto, presentador de televisión, productor, director y guionista, además de empresario, posteó algunas fotos con su esposa y sus hijos visitando las radios Betania y EL DEBER con un texto en el que afirma: “La vida nos cambió tanto que estamos en familia promocionando una vida en Dios. Retiro. Carnaval diferente”. Estas publicaciones rápidamente recibieron cientos de ‘likes’ y muchos comentarios de apoyo, además de que fueron compartidas decenas de veces.

¿Costó tomar esa decisión? Le consultamos. “Me dolió ‘jartísimooooo’ y aún sigue doliendo (risas) porque soy amiguerísimo y he saltado con comparsas coronadoras en cinco oportunidades. Incluso este año estábamos invitados para participar con los Flojonazos”, afirma, luego de señalar que nunca ha sido peleador ni ‘muy borracho’.

Sin embargo, prosigue, todo lo que pasó con su hermano mayor, Maximiliano, y el cáncer de pulmón que le detectaron el 2 de septiembre, justo el día de su cumpleaños, les ha ido cambiando la vida.

“La decisión definitiva de renunciar a esta fiesta que tanto me gusta, e irme a un retiro espiritual, la tomé después de que me mostraron un video sobre los orígenes y el significado del Carnaval, que es también algo parecido a lo que pasa con Halloween, una celebración en la que muchos padres hacemos participar a nuestros hijos pensando que es normal, sin darnos cuenta del significado espiritual que hay detrás”, remarca.



2. Su familia. Con su padre, Fernando Moreno; su madre, Martha Santana; y sus hermanos, Fernando y Maximiliano, y uno de sus sobrinos mellizos
3. Hincha de Oriente. ¡A muerte! Siempre hace apuestas públicas, no por dinero, sino por penitencias. Con Fabio Zambana y Ronald Valverde

Conociendo el dolor

Sebastián, que nació en Uruguay el 10 de mayo de 1981, siempre fue un hombre apegado a su familia. Se casó siendo muy joven en primeras nupcias, y fruto de ese matrimonio, que no duró mucho, nació Santiago, su primogénito, que el pasado 10 de febrero cumplió 12 años y no pudo estar con él, ni siquiera consiguió comunicarse para expresarle todo el amor que siente por él.

“Hoy es tu cumpleaños hijo de mi alma. Mi Santiago querido...12 años de agradecerle a Dios por cada uno de tus días. Que sobre toda cosa él guarde siempre tu corazón. Te alejaron de nuestras vidas pero el amor traspasa cualquier frontera... Hace un año exactamente que nos dimos el último abrazo, y lo llevo conmigo hasta que te pueda volver a ver. Que pases un hermoso día galancito mío. Te ama con todo su ser...Tu papá”, escribió en su muro con la esperanza de que algún día pueda leer sus palabras.

No seguir compartiendo con su primogénito, como lo hacía hasta hace más de un año, es el dolor más grande en su vida. Eso fue lo más duro que ha vivido hasta el momento.

La enfermedad de su hermano mayor, Maximiliano, con quien siempre ha sido muy unido, fue otro duro golpe que recibieron Sebastián y su familia, más aún porque el 24 de septiembre del año pasado, unas semanas después de que le detectaran el cáncer de pulmón mutado genéticamente, nacieron sus mellizos.

Si bien esa noticia les movió el piso, tanto a Sebastián, como a su madre, Martha Santana, y a su padre, Fernando Moreno, además de su hermano menor, Luis Fernando, y a toda su familia, solo los mueve la fe. Están orando y esperando un milagro, pero también confiando en la medicina.



“Dios ya te sanó hermano querido. Vas a salir de esta, solo para devolver tanto amor de tanta gente y todo nuestro hermoso pueblo solidario”, posteó en su muro, agradeciendo la ayuda y solidaridad de la gente en la kermés que organizaron para Maxi, que ya se encuentra en Carolina del Norte, siguiendo con el tratamiento contra el cáncer.

A pesar del dolor, Sebastián trata de poner humor a todo. En una foto que comparte de Maxi, escribe: “Shu cáncer, shuuuu... fuera de mi hermanitooo”.

En familia. El día de la entrevista acaba de pintar su casa con sus hijos

Una vida llena de humor

Desde que tiene uso de razón, entre los cinco o seis años, comenzó a actuar y a participar en obras de teatro en el colegio, pero no porque hubiera querido, sino porque los profesores ya reconocían su talento, aunque a él no le gustaba mucho. Entre risas cuenta que a los 11 años lo eligieron para ser el príncipe azul del cuento de la Bella Durmiente y casi frega la obra porque no quiso dar el beso en la boca a la princesa, para que pudiera despertar.

Lo suyo es puro talento innato. Nunca hizo un solo curso de actuación, por eso a pesar de que le han pedido brindar talleres, no se siente preparado para hacerlo porque es un cómico empírico.

Cuando estaba por salir bachiller, en 1998, comenzó con sus actuaciones ya profesionalmente y tuvo con ello una fuente de ingresos. Primero lo hizo presentando sketchs ante grupos carnavaleros o empresas que lo requerían, y después formó parte del primer elenco Sub 20 de Chaplin Show, junto a su entrañable amigo Pablo Fernández. Estuvo solo una temporada con ellos y otra con los mayores, porque sus estudios de Arquitectura le demandaban mucho tiempo.

En una época se las dio de modelo, incluso salió en paños menores para una campaña de ayuda, pero entendió que no era lo suyo, así que se dijo a sí mismo: ‘zapatero a su zapato’, y se abocó de lleno a la actuación y luego a la conducción de programas televisivos. Formó parte de dos de los programas de humor más reconocidos del medio, Neo y Los mismos.

El año pasado condujo El Show de Sebastián Moreno. Ahora esa faceta está en pausa y está abocado a Saca lo malo y pone lo bueno con Sebastián Moreno, por radio Activa, un show radial donde él solo hace una especie de mesa redonda con todos sus personajes, como don Recoveco, don Paco, Pichicho, Titito o Paloma Parada, referente a los temas de la coyuntura social y otros en boga. “Me encanta porque me divierto haciendo reír a la gente”, señala.

Por ahora no piensa volver a la televisión. Está abocado a producir videos para sus redes sociales y a brindar shows corporativos, además de sus giras internacionales. En abril viajará a Estados Unidos a presentar el espectáculo El propio Chow en Virginia, Washington y Naples, como lo viene haciendo hace ocho años, a fin de año hará lo propio en Europa, en España, Francia, Italia, Suecia, Suiza e Inglaterra.

La creatividad la tiene de sobra. Él no solo actúa, también produce y escribe cada uno de los guiones para su programa radial, sus videos y sus shows. Es demasiado meticuloso. No hace nada improvisado, siempre trabaja sobre una estructura, como buen arquitecto.

4. En su Harley. Es una de las cosas que más le apasionan
7. En Chaplin. Donde hizo sus pininos 8. El Palomo. Hizo un video junto a Mariem Suárez
9. Los Mismos. Con Pablo Fernández
10. Don Recoveco. Es el más querido por el público

Empresario

Sebastián no solo tiene talento para sacar risas al público, sino también para los negocios. Hace casi un año abrió su restaurante Recoveco’s, que es una especie de showroom donde la gente puede degustar el menú y además apreciar la decoración y comprar souvenirs inspirados en sus personajes. “Siempre fue mi sueño montar un negocio paralelo basado en mi imagen y ser la cara visible. Hace seis meses que ya marcha solo y no necesito estar actuando para recibir un ingreso, ni saliendo en la tele para tener un sueldo. Yo solo voy de anfitrión. Ahí tengo cuadros de la historia de don Recoveco, Paloma Parada, Titito, Don Paco y Pichincho, entre otros. Ahí también hago ‘merchandising’, mucha gente me compra delantales para llevárselos al exterior, además de poleras y gorras con mis diferentes personajes”, manifiesta el actor.

Al margen de esto, ejerce su profesión como arquitecto y se dedica a construir casas y venderlas a través de su empresa inmobiliaria SM Construcciones y Bienes Raíces.

Entre familia y motos

Es muy familiar y hogareño. Le gusta salir, pero siempre acompañado de su esposa e hijos. Una de sus mayores pasiones es ir al cine con ellos y disfrutar de cada ‘peli’ que llega.

“Es hombre sencillo, emprendedor, muy apegado a la familia, súper hogareño y amiguero, le gusta salir, pero más en pareja que solo. Es muy romántico y cariñoso, buen esposo, un súper papá que no quiere perderse ni un detalle de la vida de sus hijos. Es un gran hijo y un buen hermano, siempre pendiente de que no nos falte nada”, resalta María Angélica Justiniano, que hace 11 años comparte su vida con Sebastián.

Su otra pasión son las motos. Tiene tres. Una Harley, para pasear por la ciudad. Una Husqvarna 350, para irse al campo, al monte, a las Lomas de Arena, a la Chiquitania o al río para hacer enduro. La tercera es una Triumph 1.200 para viajar. Justamente en esa se montó el lunes pasado y se fue con su grupo de Motoclub Santa Cruz a ver el GP en Termas del Río Hondo, en Tucumán (Argentina).

En Recoveco’s. Compartiendo con la clientela que va a su restaurante