BRÚJULA

Nos sobran los motivos


Las muestras de 10 artistas nacionales, en cinco distintos espacios de la ciudad, marcan una mirada femenina, singular y vigente de nuestra realidad


Silvia Cuello, Alejandra Dorado y Érika Ewel, del colectivo Mujeres Tijera, dialogan con el público sobre el collage
Escuchar el artículo   Publicidad Pausar Lectura

16/03/2019

La mujer ha participado en la creación de arte a lo largo de la historia. En el caso de Bolivia, son varios los nombres que lograron sobresalir entre las artistas del siglo XX (Marina Núñez del Prado, María Luisa Pacheco e Inés Córdova figuran entre las principales), hasta las que alcanzaron mayor protagonismo en el arte contemporáneo de las últimas tres décadas, con propuestas renovadas que echan mano de diversos soportes y abordan nuevos lenguajes.

Sin embargo, en nuestro medio aún no resulta muy frecuente que coincidan las aperturas de cinco muestras de mujeres. Sucedió esta semana en Santa Cruz. Alejandra Dorado, Silvia Cuello, Yannet Delgadillo (Antagónica Furry), Érika Ewel, Alejandra Salvatierra, Natalia Pali, Andrea Cuadros, Mariel Kuncar, María Zanutti y Gabriela Zeballos exponen en cinco distintos espacios de la ciudad con propuestas que marcan una mirada femenina, singular y actual de nuestra realidad. Algunas de ellas, además complementan su labor con talleres y charlas.

Mujeres Tijera
a sala Chiquitana del Centro de la Cultura Plurinacional Santa Cruz (CCP) alberga la muestra del colectivo Mujeres Tijera. Se trata de una serie de obras que usan como soporte el collage, como expresión artística basada en la apropiación de imágenes ajenas, su descontextualización y resignificación. Alejandra Dorado, Silvia Cuello, Antagónica Furry y Érika Ewel muestran su conocimiento sobre esta técnica y comparten una visión artística femenina, valiente y transgresora.



“El objetivo de Mujeres Tijera es unir fuerzas para reivindicar el arte contemporáneo hecho por mujeres en Bolivia, específicamente el realizado con la técnica del collage tanto a nivel de creadores como de coleccionistas y lograr su reconocimiento como lo que realmente es, una forma de arte”, indica Ewel.

Las actividades en el CCP iniciaron con un taller intensivo sobre collage dirigido por la artista visual y miembro del colectivo, Silvia Cuello.

Tres Mujeres
Natalia Pali, Alejandra Salvatierra y Andrea Cuadros tienen mucho que decir. Y tienen el arte para hacerlo. Son tres mujeres, tres seres tan vivos como la obra de cada una. La muestra, precisamente, se titula Tres mujeres y se la puede visitar en la Casa Melchor Pinto (calle Sucre # 50). En ella se valen de diversas técnicas para poner de manifiesto sentimientos y visiones de las cosas que las rodean. Una de las mejores noticias que ha dado el arte desde la ciudad de los anillos en el último lustro se llama Natalia Pali. Dueña de una obra impactante, arriesgada e incendiaria, a los 19 años trae Cigoto Confuso, una serie de pinturas de estética surrealista, delicada y agresiva a la vez. Lo ambiguo, confuso y visceral se resume en 16 acuarelas.

“Entre las cosas que me atraen, una de mis grandes inspiraciones son las películas de David Lynch, cuyas escenas son como sueños. Parto de imágenes de ese tipo al momento de crear mis obras”, explica Pali. El trabajo de Alejandra Salvatierra se denomina Jaula de vidrio y está compuesta por 10 ilustraciones de un libro que se edita bajo el mismo nombre. En cada trazo, la artista aborda la problemática de la depresión y los sentimientos de miedo y ansiedad que acompañan a esta enfermedad. “Es una mujer que está encerrada en una jaula, protegida por el miedo. A través del libro y la muestra guío al espectador a través de la jaula hasta encontrar la salida.



El tema de la depresión tiene que ver con la necesidad de abordar un problema muy común, pero del que poca gente quiere hablar, porque es algo que cuesta aceptar”, afirma Salvatierra. Reintegrarse es la obra de Andrea Cuadros, está compuesta por diversas piezas que utilizan la técnica del bordado. Cuadros plasma a través del hilo sus sen - timientos, emociones y su co - nexión con la naturaleza. “En mi obra, todas las cosas están asociadas con lo natural, con los colores armónicos. Intento reflejar la idea de renacimiento, de algo que, de una u otra for - ma, murió”, señala Salvatierra.

Memoria histórica

Laboratorio de Edición Histo - riográfica es el nombre de la muestra a cargo de la narra - dora visual Gabriela Zeballos, que se presenta en el Museo de Arte Contemporáneo (Sucre, esquina Potosí). A través de 10 pinturas en acuarela y collage, inspirados en las iconografías usadas en billetes y monedas de Bolivia, además de fotografías intervenidas sobre monedas antiguas, Zeballos reflexiona sobre la construcción de la me - moria histórica colectiva.

“El nombre de Laboratorio se debe a que en mi trabajo artísti - co no busco piezas terminadas, sino, abrir procesos reflexivos, invitando a los demás a repen - sar desde su cotidianidad en estos temas”, comenta la artista, que hará una instalación de su proceso creativo con la exhibi - ción de dibujos, recortes, fotos y otros elementos visuales.

Vidas paralelas
“La noche se abre intensa, pro - funda, sin límites y nos llama a saltar a sus brazos. ¿No sería maravilloso existir dos veces en el mismo tiempo? La mues - tra pretende ser un intento por plasmar esas experiencias, vi - vencias con gente, historias y lugares, pero, sobre todo, sen - timientos que se dieron cita en otra vida paralela”, dice Mariel Kuncar. La artista, que a lo lar - go de su vida recorrió muchos lugares acompañada de lápices, grafos y pinceles como medio para expresar sus sentimientos, propone su nueva serie de acrí - licos titulada Vidas paralelas, que se expone en la galería de Arte del hotel Los Tajibos.



Zanutti
El Espacio Cultural MIC Banco - Sol inició la segunda muestra del año con las obras de artistas de La Paz, Cochabamba y Santa Cruz. En la galería de arte de la capital cruceña está la obra de María Zanutti que presenta una serie de cuadros de diverso for - mato, los cuales mantienen la colorida propuesta visual de la artista, con contrastes marca - dos y figuras fragmentadas, par - te del recorrido por el camino de lo no establecido que afirma haber seguido Zanutti

La artista Gabriela Zeballos refelxiona a través de la narración gráfica y la composición ilustrativa