POLÍTICA

La oposición insiste en que se nombren nuevos vocales para las elecciones


Hubo marchas en todo el país, salvo Tarija que lo hizo el miércoles. El Gobierno minimizó la movilización


En La Paz hubo una concentración en la plaza San Francisco, de la que participaron 15 oradores; no hablaron los candidatos presidenciales
Escuchar el artículo   Publicidad Pausar Lectura

22/02/2019

“No, no, no, Bolivia dijo no”, era el estribillo más coreado desde las 15:00 en la ciudad de La Paz. Ayer, una masiva concurrencia que abarrotó la plaza Mayor de San Francisco, en su mayoría militantes de los partidos que acudieron a la convocatoria para celebrar la victoria del referéndum del 21 de febrero de 2016. En el resto del país también se vieron las marchas organizadas por los colectivos ciudadanos. La renuncia de los vocales del Tribunal Supremo Electoral (TSE) y la reivindicación del voto del 21-F fueron los dos puntos que más se escucharon en los discursos en la sede de Gobierno. Hubo 15 oradores, todos representantes de plataformas, hicieron uso de la palabra en un acto que empezó a las 15:00 y concluyó a las 20:30, aproximadamente, con el segundo himno nacional, Viva mi patria Bolivia.

Aunque los candidatos a las elecciones y dirigentes políticos acudieron con su militancia, los mismos no fueron invitados a la testera y no hicieron uso de la palabra. El más rechiflado fue Samuel Doria Medina, líder de UN, incluso la alcaldesa de El Alto, Soledad Chapetón, recibió más apoyo de la gente. Pero el que más aplausos cosechó fue el expresidente Carlos Mesa, que apareció en medio de la multitud solo, sin la compañía de su aliado Luis Revilla, jefe de Sol.Bo, que no participó de esta movilización. Más discreto y con escasos militantes estuvo el senador Edwin Rodríguez, candidato a vicepresidente por Bolivia Dijo No. Paulino Guarachi, uno de los consultores que participó de la elaboración de la Ley de Organizaciones Políticas, estuvo presente y dijo que por Constitución, Evo Morales no puede ser candidato a la reelección y reivindicó la unidad de la ciudadanía para evitar un nuevo periodo presidencial.

Luis Larrea, que preside el Colegio Médico de La Paz, afirmó que el Gobierno dio por muerto y enterrado el 21-F, pero que este paciente está recuperado plenamente y dijo que será el último 21 de febrero que estarán en las calles y que el próximo año la ciudadanía estará en palacio. La presidenta de DDHH de Bolivia, Amparo Carvajal, afirmó que en Bolivia existen presos políticos y que el cocalero Franclin Gutiérrez es uno de ellos. Recordó el pasado de Evo Morales y de Álvaro García Linera cuando solicitaban apoyo de la Apdhb cuando estaban en la cárcel por razones políticas y recibieron el respaldo de los activistas de entonces.



Las tareas

Waldo Albarracín fue el encargado de cerrar el rol de oradores y afirmó que es momento de luchar por la democracia en las calles y no esperar este tipo de convocatorias. Calificó de “sucio” al actual Tribunal Supremo Electoral (TSE) y dijo que se requiere de un tribunal imparcial para en carar unos comicios. Con ese criterio, coincidió el presidente del Comité Cívico Potosinista (Comcipo), Marco Antonio Pumari, quien dijo que ellos no organizaron una marcha, sino que en un ampliado de las organizaciones se definió emitir un manifiesto para impulsar una marcha nacional de todas las organizaciones, esa propuesta será llevada a la reunión de comités cívicos en Santa Cruz el lunes 25 de febrero. Potosí fue el único departamento donde no se realizó una marcha, en el resto del país la movilización fue en mayor o menor medida.

cívicos, la Central Obrera Departamental y representantes del sector Salud en defensa de los resultados del 21-F. Partieron de cuatro puntos de la ciudad y se concentraron en la plaza 25 de Mayo. Por la tarde se produjo otra movilización liderada por las plataformas ciudadanas en protesta por la habilitación de Evo Morales para la reelección. En Cochabamba, los colectivos ciudadanos y cívicos organizaron marchas que partieron desde distintos puntos de la ciudad y luego de paralizar la ciudad se concentraron en la plaza de Las Banderas, donde pidieron unidad y fuerza de las organizaciones políticas contra la repostulación de Evo Morales.

En Beni, las marchas se produjeron en las poblaciones de Rurrenabaque, Santa Ana de Yacuma, Riberalta y Trinidad. En la capital, los organizadores fueron los de la Coordinadora en Defensa de la Democracia-Beni, que determinaron plantar un mojón en horas de la mañana y una marcha por distintas calles en la tarde. En Cobija se realizó una caravana de vehículos y motocicletas que recorrió distintos puntos de la ciudad y atravesó la avenida Pando. Los organizadores afirmaron que la copiosa lluvia que cayó en la tarde impidió una mayor asistencia. En Oruro, la movilización fue reducida, porque esta ciudad ya vive en pleno el carnaval y, por tanto, todas las manifestaciones políticas se suspendieron. Según los reportes de la capital del folclore, solo se produjo una marcha organizada por Demó- cratas, que llegaron hasta la plaza 10 de febrero.