ENTREVISTA

Evo: "Ya el cambio se ha dado, sobre el cambio se necesitan otros cambios"


A pocos días de cumplir su 13.er año en el poder, recibió a EL DEBER en la Casa Grande del Pueblo. Se refirió a los temas clave de este año, entre ellos la negociación del contrato de gas con el Brasil de Jair Bolsonaro


El presidente Evo Morales durante una entrevista con EL DEBER | Foto: APG
Escuchar el artículo   Publicidad Pausar Lectura

20/01/2019

La Casa Grande del Pueblo es un laberinto vertical custodiado por hombres de negro que necesitan confirmar por triplicado cualquier orden de ingreso al piso 23, donde Evo Morales aparecerá en unos minutos para dar una entrevista que durará una hora. Los pisos de madera oscura no rechinan como los parqués viejos del Palacio Quemado. Una de las puertas lleva al salón Illimani, que nada tiene que ver con el Salón Dorado, donde antes solía atender Morales. No hay muebles Luis XVI, sino un living de caoba con tapizado crema y cuadros de héroes en hojas de coca. A un lado de la pared están los clásicos: Bolívar, Sucre, Santa Cruz… Al frente están los populares, Bartolina Sisa, Tupac Katari, Belzu. En cada uno de los mosaicos falta un retrato, como esperando que los dos constructores del edificio cumplan su ciclo. Hasta allí llega Evo Morales vestido de negro. Ya no es el hombre de las declaraciones incendiarias y que se molestaba por alguna pregunta. Ahora responde con pragmatismo, celeridad y datos.

 Se acerca el aniversario 13 de su llegada al Gobierno, ¿cómo se encuentra el país?

Muy satisfecho, muy contento con estos cambios en estos 13 años. En el informe verán: 13 años versus 180 años.



¿Sus 13 años le han ganado a los 180 años anteriores?

En lo democrático, lo político, económico, lo social, en todos los niveles. Eso no es por Evo Morales, es por la unidad del pueblo boliviano. Evo solo qué haría, con Álvaro solos qué haríamos, pero cuando hay unidad del pueblo boliviano, cuando hay principios y hay valores es posible alcanzar lo que soñamos los bolivianos.

En lo social, ¿cuál sería su gran logro del pueblo?

La reducción de la pobreza, los servicios básicos, sistemas de riegos, hay tanto para contar…



¿En lo económico?

Mirá, gracias al proceso, el crecimiento económico ya es un patrimonio del pueblo boliviano. Repito lo que dije con los embajadores: que alguien me diga, en qué gobierno, con los neoliberales, con las dictaduras militares, Bolivia era primero en crecimiento económico.

Sin embargo, en los últimos años hubo un déficit que ha alcanzado hasta el 8%...

Depende para qué es el déficit, si es para inversión o para el gasto corriente. Los datos que tenemos, desde 2014 hemos bajado un poco las reservas internacionales. He preguntado por qué y me dicen que es por la importación de tecnología para la industrialización. Por ejemplo, tantos kilómetros de camino en construcción y para eso hay que importar asfalto. Por lo tanto, hemos decidido que los caminos pavimentados serán con cemento rígido. De esa forma vamos a evitar la fuga de divisas.

La oposición dice que hay algunos tropiezos en la industrialización, que se han sobredimensionado algunas plantas separadoras o la instalación de la planta de urea en Chapare. ¿A qué lo atribuye?



Es envidia, es codicia, son mezquinos. Imagínese, cuando llegamos al gobierno se importaba GLP y no podía entender cómo se podía importar GLP siendo productores de gas. Evidentemente esas dos plantas, una en Santa Cruz y otra en Tarija, ahora estamos manteniendo a Paraguay. Más del 90% del mercado paraguayo es boliviano. Ahora hay nuevos acuerdos para instalar GNL en Perú. Hay nuevos mercados en Argentina y negociando ya no con Petrobras en Brasil, sino con privados.

Se creía que con Macri y con Bolsonaro las negociaciones iban a ser más difíciles.

Hay un contrato que hay que cumplir tanto en Brasil como en Argentina.

Pero Argentina está desarrollando Vaca Muerta, ¿esto va a perjudicar al negocio de Bolivia?

Cualquier país tiene derecho a desarrollar sus campos, pero nosotros estamos desarrollando para exportar a otros continentes por Ilo. No puedo hablar mucho de eso todavía, pero estamos en tratativas con empresas que tienen mucha experiencia en exportación de GNL, vamos a blindarnos. Todo el derecho de cualquier país en desarrollar sus reservas. De aquí a un tiempo si ya no les interesa el gas, hay otros países latinoamericanos que también quieren gas y están dispuestos a negociar.

El GNL provocó prácticamente el estallido de la guerra del gas, por exportarlo desde Chile hacia California. ¿Usted propone Ilo?

Qué es lo que ha provocado el estallido de la guerra del gas, era instalar una planta de GNL en puertos chilenos (pide agua tibia, rápido, para curar su ronquera), entonces, no se garantizaba gas a los bolivianos pero sí a EEUU. Ahora tendremos planta de GNL cien por ciento de los bolivianos y estamos llegando a los mercados intermedios con GNL mucho más barato, cómo se ha triplicado la instalación de gas a los bolivianos.

Tal vez el tema clave de 2019 será la negociación del contrato con Brasil, ¿cómo anda eso?

Al margen de negociar de Estado a Estado, ya hemos garantizado a Cuiabá y Acre 10 MMm3/d, nosotros ya nos hemos adelantado en eso. Eso va a continuar, hay otros pedidos. Llegará el momento de negociar y respetaremos su decisión y ellos tendrán que respetar nuestra decisión, pero en mi experiencia: cuando no hay coincidencias ideológicas con los presidentes de países vecinos, es mejor negociar con su sector privado.

Eso era parte de la división que ya había hecho el presidente Temer, dividir a Petrobras y que se negocie con sectores privados…

Respetamos. Democráticamente ganó, por el voto del pueblo brasileño, uno que ostenta el modelo neoliberal. Se respeta. Sin embargo, con los privados brasileños ya negociamos, porque es una necesidad. Siempre he dicho que debemos complementarnos respetando nuestras divergencias y diferencias.

En base a eso se especuló que usted había autorizado la expulsión de Cesare Battisti, como un gesto hacia Bolsonaro.

Hmmm... yo no quiero comentar de ese tema. Usted sabe muy bien que la expulsión ha sido por temas migratorios.

Esto molestó al ala marxista tradicional del evismo…

Bueno, en cualquier movimiento sea social, sindical, cultural, político electoral, siempre va a haber diferencias; sin embargo, nosotros cumplimos con las normas.

¿Usted lo siente como hermano a Bolsonaro?

Quienes nacimos de esta tierra, somos hermanos porque nacimos de la misma tierra sudamericana, somos hijos de América Latina, al margen de las diferencias ideológicas y programáticas, somos hermanos.

Hace cinco años tenía un entorno mucho más amigable, como que ideológicamente hay un giro a la derecha en el continente.

Es derecho de cada pueblo que soberanamente definan, pero tengo buena relación con todos. Este último, con motivo de la posesión del presidente Bolsonaro, hemos estado charlando, bromeando con el presidente Piñera, hablando de temas importantes también. Esperamos que pronto pueda haber noticias. Están en contacto las cancillerías de Bolivia y de Chile, porque somos países vecinos para toda la vida y no toda la vida puede haber diferencias.

Sus amistades a veces lo perjudican políticamente, como las críticas que recibe por su relación con el presidente Maduro.

Algunos se molestarán, otros con mi relación con Chile o con Bolsonaro o con Macri, también se molestarán. Es normal, no todos somos iguales, no a todos vamos a caerle bien.

Usted decía que ha habido grandes avances en la democracia estos años. ¿Cuáles han sido?

Desde el 50, 60, 70, 80, qué partido o movimiento político que haya ganado con más del 50 o 60%, que nos digan. Después de recuperar la democracia qué presidente ganó con el 40%. Hasta con el 20% gobernaron. La democracia para nosotros no es solo el voto y el día de la votación, son reuniones permanentes.

Hay una parte de la población que se resiste a que usted sea candidato por los resultados del referendo del 21-F.

Hmmm... siento que son grupitos. Saben esos pequeños grupos que Evo y Álvaro estaban habilitados, inclusive si nos basamos en jurisprudencia, lo saben. Lo entiendo, si fuera opositor también haría eso, pero en las últimas semanas el pueblo está reaccionando y se preguntan: ¿por qué siempre tanto contra el Evo en los medios, en las redes sociales? En mi forma de pensar, con tanta humillación, con tantos insultos, esos grupos de derecha, esos 21-F, se convierten en nuestros jefes de campaña.

¿Usted no ha hecho campañas para las primarias?

No hemos hecho ninguna campaña, pero automáticamente la gente se concentra y pide proclamación. Es como una rebelión ante las mentiras de la derecha.

¿Usted cree que se respetó el voto del 21-F?

Se ha respetado. ¿Qué era el referendo del 21-F? Era el cambio de artículos. No se ha cambiado, se ha respetado. Y aquí hay algo importante, los que no querían la Constitución antes, piden respeto a la Constitución.

Hay candidatos que hablan de cambios a la Constitución para la elección de magistrados y otros puntos, ¿usted también cree que hay que cambiarla?

Mirá, los tiempos cambian. Inclusive estaba revisando las normas que aprobamos en 2006 y 2007 y ya están caducas. También tengo algunas observaciones, pero ahora me callo y hay que debatir con los movimientos sociales. Ya el cambio se ha dado, sobre el cambio se necesitan otros cambios.

¿Por qué necesita otros cinco años en el Gobierno?

No es Evo Morales, usted sabe muy bien que son los movimientos sociales, es el pueblo. Las últimas encuestas que veo, entre lo muy bueno, bueno y regular, pasa el 60%, 70%, hasta el 80%. Qué mensaje nos da, que vamos bien. Ayer me reuní con los transportistas y me dicen: “El carro está bien, por tanto no hay que cambiar al conductor”. También he hablado con empresarios principalmente de La Paz pero también de Santa Cruz. Empresarios que no son políticos, me dicen: “Si no es Evo, quién”. Y algunos empresarios sanos qué me dicen: “Con nuestros partidos nunca hemos ganado tanto como con el proceso de cambio”. No son evistas ni masistas, pero dicen: “Con el proceso de cambio estoy bien y hay que apoyar”.

Usted se ha preguntado lo mismo ¿Si no es Evo, quién?

Nunca me he preguntado, escucho eso de los empresarios. Alguna vez dirigentes, compañeros ministros y ex ministros que me dijeron, “tu vida depende del pueblo”. ¿Para qué cinco años más?, no es Evo, es el pueblo que pide. Después del 21-F hubo compañeras que llamaron llorando, sorprendidas por las mentiras. Y solo quiero saber la derecha qué mentira estará preparando ahora bajo el tutelaje de la Embajada estadounidense. Sabemos, estamos preparados, somos Estado.

¿Ve a algún adversario que le preocupa en la elección?

Personalmente, no me preocupan.

Las encuestas dicen que Mesa está más cerca de usted que nadie antes en cualquier elección.

Las encuestas mienten. Repase algunos periódicos para el 21-F, recuerde las encuestas de 2005, decían que íbamos a ganar con el 33% y Tuto 29%.

Por una encuesta publicada ahora piden su inhabilitación ante el TSE.

Inhabilitar, que va a haber fraude, que la comunidad internacional… Es por miedo. Saben que vamos a ganar y por miedo quieren amedrentar al pueblo. La derecha que va a los organismos internacionales no gana nada. El único programa que tiene la derecha es mentir, tratar de desgastar y desprestigiar.

En Ecuador, Argentina, Brasil, hubo persecución judicial de los expresidentes. En caso de que pierda las elecciones, ¿se ha puesto a pensar en ello?

Tú perderás pues, nosotros no vamos a perder. En vano estás calculando.

Bueno, usted es un político inteligente, que evalúa los escenarios…

No, yo no creo en eso. Además de eso, que me digan: los tres valores que están en la constitución: no robar, no mentir, no ser flojo. Usted dígame: ¿Soy maleante, soy mentiroso, soy flojo? Dígame. Siempre digo que he llegado a la presidencia con la verdad y la honestidad. Hemos venido con Álvaro por la patria. Combatimos la corrupción de igual a todos.

¿Cómo lo convenció a Álvaro que sea candidato? Había dicho que nunca más lo sería.

Para mí, el compañero Álvaro es insustituible. Tenemos tantas coincidencias, debates. El único debate que tenemos con Álvaro es quién es el más joven. Sabes qué pienso, cargos electos son tan sagrados y nobles de servicio. Que me disculpe la familia, abandono la familia por la patria.

¿Ve con futuro político a sus hijos?

No sé, pero mientras yo esté de presidente, ni hijo, ni hermano ni hermana no será. Cuando el presidente era Goni, su hermano era contralor, todo en familia. Cuando era diputado, me acuerdo, Banzer, su yerno, prefecto. Mientras yo sea presidente, ellos están vetados.

En lo que respecta a Santa Cruz, proyectos como Puerto Busch, Mutún, Rositas han tardado en ejecutarse.

Un departamento como Santa Cruz todavía faltan proyectos, sueños largamente esperados. Rositas ya hubiera estado, pero los mismos cruceños se oponen a un proyecto largamente esperado. El tema Mutún, estaban privatizados, todo un lío. Pasa el 22 de enero y vamos a comenzar con la industrialización, con el desembolso, con la orden de proceder. Hay algunos proyectos que si no se han implementado es por culpa de los mismos pobladores de los departamentos. Aquí igual, El Bala, un grupito se opone. Yo decía en Santa Cruz, hacer un referéndum por Rositas, el 80% va a decir sí. No faltan algunos ecologistas fundamentalistas que son instrumento del imperio.

Pero la mayoría de esos “ecologistas fundamentalistas” eran parte de su Gobierno. Almaraz, Solón…

Por pegas. A esos se les dice no clase media sino clase a medias. No entiendo, usan eso para vivir de eso. Qué clase de socialistas serían: protestan contra el capitalismo, pero sacan plata del capitalismo para sus ONG y vivir de eso.

Por eso hay gente que se pregunta para quién gobierna Evo ahora. Antes estaba cerca de los indígenas y ahora lo ven con empresarios en churrascos.

Eso también es pueblo. A mí me decían que los empresarios son tus enemigos. Antes no nos dejaban entrar a Expocruz y ahora nos invitan. No sé si era por culpa del gobernador o del alcalde de Santa Cruz, pero la mejor sesión de honor del departamento de Santa Cruz es la feria. Los empresarios también son bolivianos. Qué mejor que ellos se adjudiquen todas las obras, porque cuando una empresa extranjera se adjudica, las divisas se van fuera de Bolivia. Ese es nuestro debate, ¿son empresarios grandes o son enanos finalmente?

¿Y la salud, presidente? Hay gente que lo ve hasta con cáncer terminal.

Ministra (por Gisela López), tapate los ojos, ¿Salud? (hace un corte de manga) Bien. No tengo ningún problema. Desde hace tres años estoy tomando harina de coca con un poquito de miel. Coca es de verdad vida, no cocaína, eso rechazamos. En la lucha contra el narcotráfico también somos un modelo. Dos datitos. Europa un poco nos ayuda, ayuda incondicional. Donde está Europa, cómo está Bolivia, va bien; donde está Estados Unidos, Colombia, Afganistán, ¿cómo están en el tema de narcotráfico? Ese modelo también es para el mundo. Me han pedido que vaya a Viena a la reunión de la ONU a exponer nuestro modelo.

¿Y la salud del pueblo?

En 180 años nos han dejado como 16.000 ítems. En 12 años como 17.000 ítems.

Pero sigue habiendo un déficit muy grande, sobre todo para los hospitales nuevos.

No han construido, hemos doblado los ítems. Y la meta que tenemos con los hospitales de tercer y de cuarto nivel es que ya no se vayan ni a Brasil, ni a Cuba, ni a Chile, sino que vengan de países vecinos. Hemos construido hospitales de segundo y tercer nivel solo con el programa Bolivia Cambia. Eso es resultado. Nos falta mayor formación y mayor compromiso de los trabajadores de salud con la vida. En el Ministerio de Salud, desde 2016 hay como Bs 7.000 millones para la construcción de hospitales pero se han retrasado mucho, ¿a qué se debe?

Sabes cuál es el principal problema: no tenemos empresas nacionales ni internacionales para construir grandes hospitales de cuarto nivel. El hospital del cáncer, en Cochabamba, hemos adjudicado, empezaron y abandonaron. La recomendación que tengo es que sean empresas de India o de Europa.

¿Por qué no desarrollamos esas capacidades en estos años?

Yo digo por dos cosas: como antes no se invertía tanto, nunca se organizaron ni se prepararon para prestar servicios en la construcción de estas infraestructuras. Como el Estado no tenía plata, decían para qué. Lo mismo pasa en la minería. 20 años de privatización y ahora no tenemos nuevos expertos para hacer industrias de la minería.



 




En esta nota