BOLIVIA

Colectivos de mujeres exigen informe sobre presuntos casos de violación en carceletas de Beni


Colectivos de mujeres suman adhesiones a su pronunciamiento contra las vejaciones que se producirían dentro de las carceletas de Reyes y Rurrenabaque


Al fondo se observa a la ciudadana brasileña en la carceleta de Rurrenabaque | Foto: Los Tiempos
Escuchar el artículo   Publicidad Pausar Lectura

13/03/2019

Ante las denuncias realizadas sobre casos de violencia sexual en las carceletas de  Reyes y Rurrenabaque por parte de funcionarios de la Policía Boliviana, colectivos de mujeres condenan el delito y exigen a Policía, la Fiscalía y la Defensoría del Pueblo un informe sobre estos hechos.

Por otra parte, solicitan garantías de protección hacia las denunciantes, que se cumpla su derecho a ser asistidas por un abogado y se que inicie la investigación de los delitos denunciados.

No es un hecho aislado



Según el comunicado emitido por los colectivos, estos hechos no son atípicos sino parte de un contexto de violencia de género de larga data en la Policía. En 2015 dos uniformados fueron remitidos a la cárcel de San Pablo de Quillacollo por la violación de una mujer.

En marzo de 2016, tres policías en Tarija interceptaron a una joven, la obligaron a subir al vehículo policial, la llevaron a un lugar alejado y luego la violaron por turnos; en agosto del mismo año cinco agentes de la Unidad Táctica de Operaciones Policiales de Cochabamba fueron sentenciados a 16 años de reclusión por abusar a una joven con discapacidad. En noviembre de 2018 un teniente de policía fue detenido preventivamente en Tarija por el delito de feminicidio a la sargento Janeth Alegría; en diciembre el Juez Roberto Arias de Santa Cruz dictó detención preventiva en el penal de Palmasola contra dos efectivos policiales acusados de violación a una joven paraguaya a bordo de una patrulla.

"Estos hechos reflejan un patrón delictivo en contra de las mujeres ejercido por miembros de la Policía en diferentes departamentos del país", afirman y señalan que muchos policías, lejos de ser una garantía de protección y seguridad para las mujeres, se constituyen en una amenaza.

 





 




En esta nota