BENI

Brasileña presa en Rurrenabaque denuncia que policías abusaban de ella en grupo


El caso de una ciudadana brasileña de 21 años ha conmocionado al país y generado airadas críticas en contra de un grupo de policías que, según la denuncia, violaron en reiteradas ocasiones a la joven y la obligaron a abortar


La mujer fue trasladada a Trinidad para evitar contacto con los involucrados I Foto: archivo
Escuchar el artículo   Publicidad Pausar Lectura

19/03/2019

Este martes el ministro de Justicia, Héctor Arce, en un trino dijo que esa cartera de Gobierno había ordenado que se emita un "mandamiento de libertad" en favor de una ciudadana brasileña, presa en Beni, cuyo caso ha escandalizado a Bolivia luego de que se hiciera público que sus carceleros, entre otros policías, eran sus abusadores. Ahora salen a la luz nuevos datos de este vejamen, que los uniformados ultrajaban sexualmente a su víctima en grupo e incluso, haciendo uso de armas de fuego.

El mensaje que la autoridad ha publicado en Twitter da una luz de esperanza a la joven de 21 años que entre abril y noviembre de 2018 vivió un calvario en la carceleta de Rurrenabaque, donde fue encerrada por una denuncia de robo de la dueña de la discoteca Bukanero, en la que ella trabajaba. Curiosamente, la propietaria de este local, Neusa Pamuri Machaca, es madre de la policía Yarita Limpias Pamuri, también implicada en el caso por ofrecer Bs 7.000 para que la extranjera no denuncie las violaciones.

EL DEBER tuvo acceso al acta de denuncia verbal y a la declaración informativa policial que la ciudadana brasileña sentó el 10 de marzo de 2018, luego de que -por gestiones del diputado opositor Yerko Núñez- se conociera que había sido víctima de una serie de vejámenes en el edificio del Comando de la Policía de Rurrenabaque, donde funciona la carceleta para los que vulneran las leyes.



En los documentos la mujer, que tiene un hijo en Brasil, declara que los policías la obligaban a consumir bebidas alcohólicas, la abusaban sexualmente e incluso, después de embarazarla, la obligaron a abortar. También detalla que le restringían el acceso del agua para su aseo personal.

"La denunciante indica que: Referente al denunciado Juan Edwin Quispe Tapia, cuando llegué acá después de un mes yo no lo conocía, pero a él le gustaba tomar trago y boleaba y fumaba cigarro con sus amigos (policías) que venían del banco Roberto Rodríguez Barbery. Ellos tomaban juntos en la mesa y también Lucio Aduviri, ellos tomaban todos juntos. Además, Lucio Ballesteros, ellos tomaban siempre y siempre abusaban de mí, me agarraban a la fuerza, me tapaban mi boca abusando de mi sexualmente ellos decían: 'está borracha, no se va acordar de nada". Y cuando ellos entraban en el cuarto pequeñito yo me encontraba sola, ahora este funciona como depósito, ellos entraban, los cuatro juntos y me tapaban mi boca, no había cómo gritar, como estaban borrachos no había cómo, también debo indicar que Mario Quispe, igual que los otros, también me abusaba sexualmente”, se lee en una parte del acta denuncia verbal.

"También debo indicar que el Sr. Juan Edwin Quispe Tapia cuando llegaba borracho, él me apuntaba con su arma de fuego cuando estaba en mi celda y me abusaba. Yo tenía miedo (...)", señala la ciudadana brasileña.

"Con referencia al aborto, el Sr. Roberto Rodríguez Barbery, después de que abusó de mi sexualmente, ya cuando dos meses mi periodo no me bajaba, él me compró pastillas (...). Me decía: "toma pastillas para que te baje" porque yo ya estaba embarazada y entonces tomé las tres pastillas juntas", se lee en otra parte del documento.



Por los ultrajes de los que fue víctima ocho policías (Juan Edwin Quispe Tapia, Mario Efraín Quispe Quispe, Lucio Aduviri Chávez, Luis Alfredo Ballesteros Mamani, Eddy Teófilo Condori Aruquipa, Roberto Carlos Rodríguez Barbery, Omar Agustín Aliaga Mendoza y Eliseo Cachaca Balboa) se encuentran detenidos de forma preventiva en la carceleta de Rurrenabaque. Yarita Limpias Pamuri, la policía acusada de intentar sobornar a la brasileña para que no denuncie, tiene arresto domiciliario.

Este miércoles en la ciudad de Trinidad, a donde fue trasladada la brasileña para que no comparta prisión con sus abusadores, un juez decidirá si cierra o no el caso. 

¿Por qué fue apresada la ciudadana brasileña?

La extranjera cuenta con dos procesos penales en su contra. El primero, por el delito de robo, por el que se la imputó formalmente el 28 de marzo de 2018, pero luego, en julio de 2018, cuando era trasladada a su audiencia, pretendió escapar aprovechando el desperfecto de uno de los neumáticos del carro donde era trasladada. Esto originó el segundo proceso en contra de ella, a denuncia de miembros de la Policía Boliviana, por el delito de evasión.

El 8 de marzo del presente año, se conoció la denuncia, en sentido de que fue sentenciada dentro del segundo caso, a tres años de presidio, sin asistencia de un abogado defensor y que desde entonces hubiera sido víctima de constantes violaciones por parte de uniformados encargados de la custodia del penal.



 




Notas Relacionadas



En esta nota